2011-11-10 15:11 FC Barcelona Por: Administrador

Las consignas de Rosell al presidente del Santos



Sandro Rosell necesitaba ganar tiempo. El Barcelona ni está capacitado en este momento para afrontar una operación que exige de un desembolso de cerca de 60 millones de euros ni el cuerpo técnico blaugrana ve en este momento con buenos ojos la incorporación del jugador por sus especiales características de vedettismo. Guardiola es el primero que piensa que la irrupción de Neymar podría entorpecer el clima de unidad que existe, en donde el orden jerárquico está asumido por todos. Las experiencias de Eto´o e Ibrahimovic desaconsejan al cuerpo técnico a volver a tropezar con la misma piedra.



Sin embargo, Rosell ha movido los hilos para, por lo menos, impedir que el Madrid se pueda reforzar con el valor más emergente que existe a día de hoy en el fútbol mundial. Según afirmó a la COPE Luis de Oliveira Ribeiro, presidente del Santos, "Rosell me pidió que cuidara de Neymar hasta el 2014". ¿Por qué hasta el 2014? Sencillamente porque para esas fechas Rosell confía en tener ya saneada la economía del club y sabe que difícilmente podrá retener hasta entonces a Guardiola en el banquillo del Camp Nou. Ya sin Pep al frente del equipo, Rosell ha pensado en Neymar como revulsivo para animar a una afición que encajará mal la marcha de su entrenador talismán.

De cualquier forma, Rosell no cuenta con el poder económico de Florentino Pérez, a quien no se le ha resistido jamás un futbolista. Florentino se ha propuesto también fichar a Neymar y, si es un problema de dinero, lo conseguirá al precio que haga falta. Aún dándose esta circunstancia, perdiendo al jugador, Rosell habría conseguido con el aplazamiento del traspaso que el Madrid se vea obligado a pagar un mínimo de 20 millones más de los que tenía previstos para cerrar la operación.

El futuro de Neymar va ligado a una subasta que parece inevitable. Y ahí el Real Madrid, bien arropado por las autoridades locales y nacionales con el previsible triunfo del PP el 20-N, tiene todas las de ganar. Entre tanto, el presidente del Santos va mareando la perdiz. Se reunirá con Rosell en Tokyo, se generarán más comentarios y el precio seguirá disparándose. En El Partido de las 12, de la Cope, el presidente Oliveira Ribeiro ha afirmado que "Con los dos, Florentino y Rosell, tengo una muy buena relación. A Rosell le pedí que respetara la decisión de Santos y él me pidió que cuidara del jugador hasta 2014. Y yo le dije que cuidaré de él para el 18 de diciembre". Y de Florentino Pérez ha explicado que "le he propuesto un amistoso por nuestro centenario. Florentino nos ha comprendido. Seguro que si él fuera el Presidente del Santos, hubiera tomado la misma decisión. Yo si fuera el Presidente del Real Madrid o del Barça, intentaría con toda mi fuerza traer a Neymar para mi equipo".



Finalmente ha dicho que "cedemos de nuestra parte, nos garantizamos la presencia de Neymar hasta 2014, y luego quedará libre para jugar en Santos o donde él quiera". Florentino Pérez vive ahora dos sentimientos encontrados: por un lado, frustración porque por una vez no ha podido salirse con la suya y deseo de olvidarse del tema; por otro, el aliciente de cerrar la operación más complicada a la que se ha enfrentado desde que es el presidente del Real Madrid. Conociendo al personaje, que no le quepa a nadie la duda de que el Real Madrid va a volver a la carga para llevarse al jugador al precio que sea, porque los técnicos del Real Madrid, con Mourinho a la cabeza, están convencidos de que Neymar puede ser el factor desequilibrante que dé por concluida la época de reinado del Barça en el fútbol mundial. Además, después de perder a Agüero, el Real Madrid no puede dejarse escapar a una pieza tan codiciada.

 

 


Deja tu Comentario