2012-01-15 16:01 Real Madrid Por: Administrador

Las dos caras del Madrid de Mourinho



Lo vimos en las primeras jornadas. El Madrid salía mordiendo desde el vestuario y destrozaba a los rivales antes de los 30 minutos de juego. En la segunda jornada, el partido estaba 0-2 en el minuto 28. O en la jornada 9, cuando el Madrid ganaba 0-3 en el minuto 29. En la jornada siguiente, más de lo mismo. 3-0 al Villarreal a los 30 minutos. O contra Osasuna, con el que el conjunto blanco ganaba a la media parte por 3-1

Real Sociedad, Espanyol y Betis también vieron como los de José Mourinho se adelantaban en los primeros minutos, dejándolos noqueados para el resto del encuentro. La misma dinámica que se siguió con el FC Barcelona, cuando Benzema adelantó al Madrid en el segundo 22. Sin embargo, en ese momento cambió la dinámica arrolladora del Real Madrid.



Los siguientes partidos se han decidido en las segundas partes. Sobre todo en este inicio del 2012. Ocurrió ante el Málaga después de una mala primer aparte durante el partido de ida de los octavos de final de la Copa del Rey. La historia se repitió en la vuelta, cuando el Madrid sólo pudo superar al Málaga en la segunda parte. Ayer de nuevo el Mallorca se adelantó y no fue hasta la segunda parte y con los cambios de José Mourinho que la máquina del Real Madrid no empezó a funcionar a pleno rendimiento.

La tendencia y la forma de afrontar los partidos por parte del campeón de invierno han cambiado ligeramente desde el inicio de temporada. Algo que responde completamente a los planes de José Mourinho de tener a todos sus jugadores frescos de cara a los momentos importantes de la temporada. En los próximos diez días llegan dos de ellos y el Real Madrid podrá demostrar que la temporada está totalmente planificada para lograr todos los éxitos.

Un inicio de temporada fulgurante para marcar las diferencias y poder centrarse en la Champions. Posteriormente la derrota ante el Barça en Liga, un sacrificio necesario para seguir arriba en la Liga. No vale la pena perder energías con el FC Barcelona, no hace falta ganarle para arrebatarles el título de Liga. Por eso se bajaron los brazos tan pronto. Mourinho lo probó, pero vio que no valía la pena al ver que la fortuna tampoco estaba de cara. Con la bajada de intensidad, pero no de exigencia y calidad, el Madrid encara ahora una eliminatoria durísima pero para la que están completamente preparados. Para la Copa sí harán falta estas fuerzas reservadas por el conjunto de Mourinho para encarar esta fase decisiva.




Deja tu Comentario