2015-11-21 11:11 Real Madrid Por: Administrador

Las fechorías que convierten a Piqué en enemigo público del Real Madrid



Gerard Piqué será hoy protagonista en el Bernabéu. Está prevista bronca continua cada vez que toque el balón. Desde el primero hasta el último. El público del Bernabéu le tiene ganas, cierto. Pero nada es gratuito. Se lo ha ganado a pulso. Gerard Piqué lleva muchos años trabajándose la enemistad del madridismo y su esfuerzo ha dado frutos. A día de hoy ya ha conseguido convertirse en el enemigo público número uno del madridismo. ¿Y cómo ha llegado a alcanzar tan dudoso honor? El recuerdo a Kevin Roldán en el celebración del triplete en el Camp Nou ha sido sólo la guinda a una trayectoria plena de guiños antimadridistas. Jamás ha negado su condición de antimadridista: "quiero que el Madrid pierda siempre y que le vaya mal". De la misma manera que existen dudas razonables sobre su sentimiento español cuando acude a la llamada de la selección: "¡A ocho puntos, a ocho puntos! ¡Españolitos, ya os hemos ganado vuestra Liga española y ahora vamos a ganar la Copa de vuestro rey, que os den!". Testigos presenciales en el túnel de vestuarios del Bernabéu confirman esta frase salida de la boca de Piqué tras ganar al Real Madrid. También Piqué ha mostrado sus simpatías hacia el independentismo catalán sumándose a manifestaciones y reclamando el derecho a un referéndum. Antes ya se había encargado de calentar al madridismo festejando el 5-0 del Barça de Guardiola sobre el Barça de Mourinho dirigiéndose a los aficionados del Camp Nou con el gesto de la manita, una imagen que ha quedado para el recuerdo. Luego se ha sabido que Mourinho empapelaba el vestuario del Real Madrid con esa foto para motivar a sus futbolistas. Hace dos años mostró su antimadridismo cuando un mechero impactó sobre su cabeza jugando en el Bernabéu, como ha sucedido en repetidas ocasiones con jugadores madridistas en el Camp Nou. Piqué ya se disponía a luchar entre la vida y la muerte revolcándose por el suelo con el encendedor en la mano para dárselo al árbitro y que quedara constancia, cuando su compañero Carles Puyol se lo quitó de la mano, le dio un empujón y le invitó a dejarse de niñerías. Ahí quedó retratado. En twitter ha lanzado diversas andanadas al Real Madrid. Por ejemplo: "Viendo una película de humor por el Canal + Liga... Siempre va bien a estas horas de la noche", refiriéndose a un partido en el que supuestamente el equipo blanco fue beneficiado por el árbitro. La respuesta de Arbeloa, también en twitter, fue fulminante:  "Muy contentos con los 3 puntos! Me alegro de que algunos cambien el teatro por el cine, eso siempre está bien". Este verano, en Tblissi, las cámaras le jugaron una mala pasada cuando al acabar el partido ante el Sevilla que proclamaba al Barça campeón de la Supercopa se pudo oír a Piqué decir a sus compañeros: "¡Vamos chavales a celebrarlo! Que se jodan los de Madrid, que nos vean dar la vuelta". Algo que se suma al "bote, bote, bote, madridista el que no bote", cántico habitual de Piqué en todas las celebraciones. Y la última, recientemente: “Si me pitan en el Bernabeu, es sinfonía para mí”. ¿A alguien le puede sorprender que hoy sea pitado en el Bernabéu quien reclama a gritos la bronca? Se lo ha ganado a pulso.

Deja tu Comentario