2012-05-16 09:05 FC Barcelona Por: Administrador

Las imágenes que retratan la farsa del Real Madrid



A Mourinho no le gustan los hipócritas, pero el Real Madrid, desde que está él, tiene la hipocresía por bandera. Por un lado se dice una cosa y por otro se hace otra. La Copa es el torneo más importante del mundo cuando la gana el Madrid. Carece de valor si la ganan los demás. Ganar la Liga y la Champions no le daba derecho a Messi a ser Balón de Oro el pasado año porque Cristiano fue pichichi. Ahora el  pichichi con 50 goles "no vale nada" porque Cristiano, que no ha ganado la Champions, sí ha conseguido la liga, su segundo título en tres años, dos de diez.

Y si en la faceta deportiva el Madrid se hace fuerte echando mano de la mentira, la provocación, la contradicción y la ofensa, en la parte administrativa no se queda atrás. Les habría dado tanta rabia que el Barça pudiera celebrar el alirón copero en su estadio, que prefirieron buscar una excusa para evitarlo y se inventaron unas obras en los lavabos.



Se hubiera entendido si hubieran dicho la verdad, que no les hacía gracia ceder su estadio para que sonara el himno del Barça y  el barcelonismo viviera allí una jornada de felicidad. Hubiera sido más honesto, más sincero. Recurriendo a la mentira, a unas supuestas obras previstas que la prensa afín se encargó de airear con aquello de "pues sí, había obras en el Bernabéu" o "las obras del Bernabñeu están en marcha", refiriéndose al cambio de unas decenas de asientos, el Madrid sólo ha conseguido ensuciar un poco más su ya maltrecha imagen, de ahí que Florentino Pérez no se atreviera a acudir a San Mamés a celebrar el alirón con su equipo consciente de que la afición vasca no le ha perdonado una mentira que impedirá a muchos aficionados del Athletic acudir a la final. Ya es triste que el presidente del Madrid deba andar escondiéndose a causa de sus fechorías. Pero ya se sabe que quien siembra vientos recoge tempestades. Por eso Mourinho y Cristiano Ronaldo caen mal en todas partes, pero empieza a ser preocupante que también el presidente del Real Madrid sea metido en el mismo saco que el clan portugués, famoso por su afición al camorrismo.

Mundo Deportivo, a través de Óscar Zárate, se ha preocupado por descubrir la verdad y denunciar la mentira comprobando el estado de los lavabos del Bernabéu. Fue el 25 de abril, la noche del batacazo ante el Bayern Munich, la noche que voló la Décima que ya daba el madridismo por segura. El periodista se dedicó a recorrer los baños del recinto y descubrió "unos aseos nada deteriorados y en perfecto estado de revista",

Pero la farsa no se acaba ahí, porque el 3 de junio, nueve días después de la final, el Bernabéu albergará una pachanga de veteranos Madrid-Manchester United; el 17 de junio actuará Bruce Springsteen; el 30 de junio Juan Luis Guerra y el 14 de julio tendrá lugar el desafío Nadal-Djokovic. Cualquier cosa antes que ceder el estadio para albergar la final de Copa. Así es este Real Madrid del señorío, aunque señorío y mentira no casen bien. Tenían que renovar 210 baños y renovar 55.000 asientos. Esa era la excusa. La realidad es que el Real Madrid, el equipo que pretende ser el de España, le ha hecho un desprecio a la competición que lleva el nombre del monarca español utilizando la mentira. Un desprecio tan grande o mayor que un silbido al himno.






Deja tu Comentario