2016-05-31 17:05 El Soplo Por: Administrador

Las lágrimas de Carvajal no gustaron a todo el mundo



Carlos Muñiz Fue una de las imágenes que quedarán para la historia de la final de Milán que significó para el Real Madrid la conquista de La Undécima. Dani Carvajal, lesionado, tuvo que abandonar el terreno de juego. Y lo hizo llorando de forma desconsolada. Esas lágrimas no han sido bien interpretadas por todo el mundo en la Casa Blanca. De hecho, en ese momento nadie entendió su origen. Realmente era una pena tener que abandonar el césped en toda una final de la Champions League, pero existía la posibilidad de sustituirle y aunque el equipo perdía su concurso y su valiosa aportación, salía otro compañero en su lugar. Y lo que no ha acabado de gustar en los despachos del club es que Carvajal estaba en ese momento más pendiente de su futuro con la selección española en la Eurocopa que de lo que estaba sucediendo sobre el césped. Muchos, casi todos, le han entendido. Es humano que un profesional se preocupe por lo suyo, pero también ha encontrado Carvajal resistencia entre quienes han querido entender dentro de la directiva blanca que no lloró por el Real Madrid sino por La Roja. Y que no era su ausencia en la final lo que le preocupaba, sino perderse la Eurocopa con España.

Así ha explicado Carvajal sus lágrimas

En realidad fue una mezcla de todo, pero a alguno no le ha sentado bien ese exceso de pasión por La Roja en un momento tan inoportuno. Así lo ha explicado él en la Cope: "Me queda mucha rabia contenida. Luchas dos años para intentar entrar en ese grupo y se siente decepción conmigo mismo por la mala suerte que he tenido. En la última convocatoria me quedé fuera, he trabajado mucho para estar en esa prelista y ahora mira... Me he lesionado y solo me queda desearles la mayor de las suertes". Y así ha explicado cómo se produjo la lesión: "Llevaba dos semanas con un pequeña molestia preparándome para la final. En el minuto 15 noté un dolor, aguanté hasta el descanso como pude y cuando empezó la segunda parte ya no pude aguantar más. En el descanso les dije a los fisios que había sentido un gesto y le dije a Danilo que se preparase, que no iba a aguantar todo el partido y que estuviera preparado porque iba a tener que salir. En ese momento, los fisios me dijeron: 'Si notas algo más, sal', pero ellos saben que yo tengo que estar muy jodido para no jugar. Estaba acojonado por si se rompía más. Aguanté como pude hasta que tuve que decir basta. Soy un jugador que aguanta bien el dolor, pienso que se ha resentido un poco, pero con el paso de los minutos cada pase con el interior me costaba la vida. Sabía que me tenía que retirar y que seguramente me perdía la Eurocopa. Fueron muchos sentimientos juntos. Me emocioné mucho porque lo había dado todo y estaba orgulloso porque había hecho todo lo posible para ayudar al equipo, pero no hay que ser egoísta y sabiendo que tenía tarjeta, que estaba Carrasco por ahí y que no iba a estar al 100% decidí pedir el cambio".

Deja tu Comentario