2011-12-21 15:12 Real Madrid Por: Administrador

Las malas artes de la directiva azulgrana



La gestión del Fútbol Club Barcelona es un ejemplo de cómo no se tiene que hacer las cosas. Sandro Rosell ha demostrado en los últimos meses sus malas artes como máximo responsable de la entidad azulgrana, algo que parece acompañar a su sequito de directivos. Así, hace unos días salía a la luz que 2.000 entradas que habían cedido el Milán al Fútbol Club Barcelona para el encuentro de Champions League disputado en territorio italiano habían desaparecido. Este hecho causo el estupor en la cúpula barcelonista, que ha intentado tapar el bulto como ha podido, pero este miércoles no ha tenido más remedio que claudicar.

Así, Toni Freixa, portavoz y secretario de la Junta Directiva de la entidad catalana, ha señalado este miércoles en rueda de prensa que abrirán una investigación para conocer donde fueron a parar dichas entradas, en lo que parece un nuevo mecanismo para intentar que no se sepa la verdad.



Los nervios en el seno de los altos directivos azulgranas es un hecho. Las primeras pesquisas señalan a estos como los principales responsables de la desaparición de las entradas, y es que los rumores señalan que estás podrían haber acabado en la reventa, agenciándose estos señores hasta 140.000 euros. Un sobresueldo que deja en evidencia las formas de gestión que ponderan en la entidad catalana.

Este escándalo está siendo tratado con pinzas en el seno barcelonista, que busca ahora a un chivo expiatorio que cargue con las culpas de una directiva que huele a rancio desde el momento que tomó el cargo. Así es el seny barcelonista.


Deja tu Comentario