Sergio Marco

Florentino Pérez explicó a los socios compromisarios en la asamblea de ayer su voluntad de iniciar las obras de la remodelación del Bernabéu en el próximo año 2015. El coste del cambio de imagen del actual estadio asciende a 400 millones de euros y Florentino quiere llevar a cabo su plan sin tocar el bolsillo de los socios. Para ello se hace necesario que una firma comercial sufrague el coste de las obras a cambio de obtener el honor de poner su nombre, junto al de Santiago Bernabéu, en la denominación del recinto.



El Real Madrid negoció en su momento con Microsoft, cuya respuesta esperan todavía en las oficinas del club blanco. Luego se planteó la posibilidad de que sea Fly Emirates, el sponsor principal del club, quien asuma esa responsabilidad y convierta el Bernabéu en su segundo estadio después del del Arsenal. Pero paralelamente existen otros frentes abiertos que pueden acabar con final feliz. Se trata de Cepsa y Mapfre. Ambas compañías necesitan el respaldo del Real Madrid para dar un paso adelante en su crecimiento y abrirse a los mercados internacionales.

En las próximas fechas pueden producirse novedades en torno a este punto. Lo importante, de momento, es que las firmas se pelean por asociar su nombre al del Real Madrid. Buena señal.