2011-11-22 17:11 FC Barcelona Por: Administrador

Las miserias del Real Madrid en Copa de Europa



El diario As da cumplida cuenta del anecdótico -tan anecdótico como bochornoso- suceso ocurrido en el Bernabéu hace 27 años. El Madrid tenía que remontar en su estadio un 3-1 sufrido en Rijeka. Y remontó. Vaya si remontó.

Explica el diario As: "Damir Desnica es sordo de nacimiento. Emite sonidos, pero no habla. Damir era una de las estrellas del equipo. El habilidoso extremo zurdo. Jugó el partido de su vida un 7 de noviembre de 1984, en la vuelta de los 1/16 de final de la Copa de la UEFA. Pero al final del encuentro su nombre quedó grabado para la historia por ser el sordomudo que fue expulsado del Bernabéu por protestar sin poder hablar".



"El Real Madrid perdió en la ida 3-1 y logró remontar la eliminatoria en el Bernabéu con un 3-0. Pero lo más sonado fue el arbitraje de Schoeters, que expulsó a tres futbolistas croatas. ¿Qué pasó en aquel partido? Para explicar la doble amarilla de Desnica existen dos versiones. Una sostiene que el jugador fue expulsado "por perder tiempo con descaro". La otra, promovida en su día por el periodista José María García, defiende que fue expulsado por insultar al colegiado, alimentando así la leyenda de que al club blanco le favorecían los árbitros. Nenad Gracan, exjugador del Oviedo y que disputó aquella eliminatoria, colaboró a instaurar este mito con el paso del tiempo cuando en su presentación con el Oviedo en 1989 afirmó que la expulsión fue "por protestar".

Y el propio jugador explica a As los recuerdos de aquel partido: "Por supuesto, fue un robo escandaloso. Me expulsaron por protestar, pero eso es imposible porque no puedo hablar". Su expulsión se produjo en el minuto 75, justo cuando su equipo perdía 1-0 y el Madrid apretaba con fuerza. "Me expulsaron por protestar y perder tiempo. Yo iba a sacar el córner y el árbitro me estaba metiendo prisa. Fue un escándalo". "La primera amarilla me parece que fue en el mismo intervalo en el que yo voy a por el balón a sacar el córner. Yo extendía los brazos porque no entendía nada. Lo que sí que me acuerdo es que Chendo me hizo dos penaltis y este señor, Schoeters, no pitó ninguno. Fue un robo en toda regla. Eso sí, luego este árbitro no volvió a pitar en su vida, pero a nosotros nos dejó sin la mayor ilusión de nuestra carrera".

Y añade el jugador: "Sentíamos que al Madrid le favorecían los árbitros siempre, pero en realidad no lo necesitaba porque es el mejor club del mundo".




Deja tu Comentario