2017-02-02 22:02 Real Madrid Por: Administrador

Las provocaciones de Neymar que tapa la prensa culé



Carlos Muñiz Lloran y lloran y vuelven a llorar. Es el sino del FC Barcelona esta temporada para justificar la diferencia, que empieza a ser escandalosa, que le separa del Real Madrid en la tabla de LaLiga. La cuestión es llorar. Por ejemplo, Neymar se quejan se queja y se vuelve a quejar. Siempre por el suelo, siempre pidiendo penalti para proporcionar rentabilidad a su rendimiento. Y quejas, muchas quejas. Los defensas la toman con él porque sí. Pero en el Calderón a Neymar se le vio el plumero y su catadura moral. Al término de los 90 minutos abandonó el campo haciendo el gesto de la señal de la victoria a quienes le abucheaban. Un acto de chulería que le deja bien retratado. Un día volverá al Calderón y se extrañará de por qué le quieren tan mal (en ese campo y en casi todos) y nadie caerá en la cuenta de la provocación con la que ayer puso en marcha  la respuesta de la grada colchonera. Y pensará que es muy raro que se metan con él porque sí. Como tampoco ha entendido  los enfrentamientos que ha mantenido en los últimos tiempos con  Juanfran, Raúl García, Fernando Torres o Lucas Hernández como consecuencia de sus continuas provocaciones. Ayer se llevó una amarilla por un codazo a Juanfran que le impedirá disputar el partido de vuelta en el Camp Nou. Seguramente ahora estará pensando que fue injusto, como todo lo que le pasa. Pero también sabe que consiguió sacar de quicio a los aficionados del Atlético a los que dirigió el feo gesto de la victoria. Ya están esperando su próxima visita. Y su problema es que es reincidente. Pero tiene suerte, la prensa culé sabe arroparle y taparle lo que haga falta. Es Neymar. Para zurrar ya está Cristiano Ronaldo.    

Deja tu Comentario