2013-12-05 15:12 Real Madrid Por: Administrador

Las razones de Carlos García Hirschfeld para coger Punto Pelota



Carlos García Hirschfeld, el nuevo presentador de Punto Pelota ha revelado toda la verdad sobre como fue su contratación para presentar el programa. El periodista se lamenta en su blog del trato que ha recibido desde que aceptó sustituir Josep Pedrerol al frente del programa deportivo: "En las redes sociales he leído que me dicen hijo de mala madre, traidor, esquirol, mal compañero, ladrón, imbécil, arrastrado" y añade: "Entiendo el cabreo de la gente, pero pido que me comprendan. Llevo un año pasándolas más que canutas para llegar a fin de mes".

De hecho, el presentador en el escrito habla sobre su situación laboral de los últimos tiempos, hecho providencial por el que aceptó la oferta de Intereconomia: "Mi productora no tenía ningún programa en el aire. Hace meses tuve que despedir a todos mis trabajadores", apunta en el escrito.




Adjuntamos el escrito original que el periodista ha publicado en su blog:

En las redes sociales, sin profundizar demasiado, he leído a gente diciéndome, además de hijo de mala madre, traidor, esquirol, mal compañero, ladrón, imbécil, arrastrado... Algunos aventuraban sobre (dicho finamente) mi tendencia a practicar el coito con las novias de mis amigos y no sé cuántas lindezas más que les ahorro. Y yo entiendo el cabreo, pero pido también a la gente que comprenda. Yo, además de periodista, soy empresario.
Como nos pasa a todos por la cadena de impagados en la que se ha convertido este país, llevo casi un año pasándolas más que canutas con mi empresa para llegar a fin de mes y poder pagar las facturas. Hace meses tuve que despedir a todos mis trabajadores. En este momento mi productora no tiene ningún programa en el aire. Estoy felizmente casado y tengo tres hijos y llevo más de un año sin poder pagarme un sueldo porque mi empresa no se lo puede permitir. Y no pretendo dar ninguna pena, porque soy un tío inmensamente feliz y sé que hay millones de personas que lo pasan mucho peor que yo.

Recibí al mediodía una llamada en la que se me preguntaba si estaba dispuesto a hacerme cargo del programa esa misma noche. Uno de esos aquí te pillo aquí te mato tan típicos de nuestra profesión y, más concretamente, de la tele. Y dije que sí.



Hubo que montar deprisa y corriendo un programa sin que se notase en exceso que habíamos empezado a hacerlo a las siete y media de la tarde y encontrar a no menos de 6 tertulianos para que nos acompañaran en el plató. Las últimas 4 horas antes de arrancar estábamos llamando a amigos periodistas y ex jugadores de fútbol para intentar cubrir un hueco que había quedado vacío y que había que tener lleno a las 12 de la noche. Y llegamos. No fue el programa ideal de ninguno de los que estábamos allí. Ni en el plató, ni fuera de él. Pero lo hicimos y esta noche tenemos el compromiso de hacer otro y conseguir que la nave vuelva a navegar sin zozobras cuanto antes.

 


Deja tu Comentario