2012-02-27 23:02 Real Madrid Por: Administrador

Las reuniones entre Rosell y Villar dan sus frutos



El presidente del Barcelona, Sandro Rosell, ya tiene lo que quería. Sus reuniones con Ángel María Villar, reelegido recientemente presidente de la Real Federación Española de Fútbol por cuatro años más, han llegado a buen puerto para los intereses azulgranas, que vuelven a contar con el factor arbitral a su favor, y el partido ante el Atlético de Madrid dejó instantáneas aberrantes de las ayudas que siempre recibe el conjunto culé.

Sus quejas, lamentos y sollozos han dejado claro que si te arrastras, como hace Rosell, consigues lo que quieres. Así, podemos decir, y pese a los intentos de bulos enviados desde la Ciudad Condal, que el Villarato está más vivo que nunca, y las imágenes del partido de este domingo ante los colchoneros lo dejan bien claro.



Ángel María Villar fue franco se sinceró en los micrófonos de Radio Nacional de España y ha confesado la reunión con Sandro Rosell de esta pasada semana: "Yo siempre me ofrezco a hablar con los presidentes y ésta no será ni la primera ni la última vez". Está claro que contra situaciones así no se puede luchar, y que la mano del Barcelona en la Real Federación y el estamento arbitral es una realidad que muy pocos se atreven a contestar.

El Atlético de Madrid fue ayer una víctima más de los designios de Pérez Lasa. El colegiado guipuzcoano fue el claro ejemplo de las ayudas que tanto gustan en Barcelona, esas que reclamaban Xavi y compañía, y que este domingo volvieron a hacer acto de presencia. Dos penaltis en el área azulgrana por sendas manos de Mascherano y Busquets no señaladas. Dos fueras de juego inexistentes de Falcao y Adrián cuando estos se quedaban mano a mano con Víctor Valdés. La agresión de Alves a Filipe Luís, o la situación más esperpéntica de todas, la bendición del árbitro vasco del gol de Leo Messi.



Este cúmulo de circunstancia fue crucial en el devenir del encuentro, evitando así que el Barça volviera a dejarse más puntos por el camino. Parece que los de arriba no quieren que la liga acabe cuanto antes, le quieren dar emoción, pero en la pérdida de puntos de ayer del Barcelona en el Vicente Calderón estaba la posibilidad del “pasillo” o el alirón blanco en el Camp Nou, situación que Sandro Rosell ha pedido por favor a Villar que se evite. Demasiada sangre para el presidente azulgrana que está hasta el cuello de problemas: la renovación de Pep Guardiola, la revolución del vestuario y sus turbios asuntos en Brasil. Pero lo que está claro es que el presidente azulgrana tendrá consigo siempre la inestimable ayuda de Ángel María villar para sacar esto adelante. 


Deja tu Comentario