2014-10-15 17:10 FC Barcelona Por: Administrador

Las tarjetas opacas de Bankia salpican a Florentino Pérez



Joan Tubau

Se llama Ángel Rizaldos González y es vocal de la comisión de Disciplina Social del Real Madrid. Es un hombre de Florentino Pérez en la junta del señorío del Real Madrid y con derecho a butaca en el palco en donde se sientan los "grandes" de España. También es uno  de los consejeros de Caja Madrid que utilizaron tarjetas tarjetas opacas para sus gastos privados valorados en más de 15 millones de euros entre 2003 y 2012. El hombre de Florentino Pérez, nombrado a propuesta de Izquierda Unida -¡Cómo está la Izquierda!-, cargó en su tarjeta gastos por valor de  20.000 euros que fueron pagados por todos los españoles con la intervención y rescate de la caja.



La Asociación de Valores del Madridismo, el azote de Pérez, ya ha exigido la dimisión del directivo "vividor"  que llevó la acusación particular contra Domingo Alberto Villaverde pidiendo para él pena de cárcel por falsificación de botos en las elecciones a la presidencia del Real Madrid celebradas en 2006. "Es inaceptable, además de vergonzoso, que una una persona que ha tenido un comportamiento tan poco ético siga en un cargo de responsabilidad dentro del club", ha explicado a El Confidencial Carlos Mendoza, presidente de Asociación de Valores del Madridismo.

Pero hay más. Guillermo Marcos Guerrero, de 48 años y socio número 69.485 del Real Madrid. También preside la Unión de Organizaciones de la Pequeña y mediana Empresa y Empresarios Autónomos de Madrid,, vicepresidente de la Confederación Empresarial de Madrid y vocal en la Cámara de Comercio de Madrid. En 1994 entró en Caja Madrid. También es vocal de la Junta Electoral del Real Madrid. Según ha podido saber la mayor parte de los más de 130.000 euros cargados en su tarjeta a la salud de todos los españoles fueron gastados en restaurantes. 2.200 euros los destinó a joyas, 1.657 euros al Saturn Madrid Plenilunio. Sólo en dos restaurantes se dejó 3.124 euros.

En manos de este caballero deja Florentino Pérez  las buenas costumbres en el Real Madrid. De él depende establecer las normas para que los procesos electorales se desarrollen sin irregularidades y él se encarga de velar por el cumplimiento de las normas en esos procesos. Así se explica lo bien que se lo tiene montado Pérez. A Pérez, como indica Carlos Mendoza, no le importa en absoluto mantener en el palco del Bernabéu a un personaje de este nivel de la misma manera que no se sonrojó cuando pidió el indulto para su amiguete Del Nido, ahora en la cárcel por sus maniobras en torno a los chanchullos de Marbella.



Del tema se habla poco porque interesa más hablar del fichaje de Neymar, de los problemas con Hacienda de Messi o de los kilos de Suárez... pero estas cosas, ocurrir ocurren. Aunque Pérez salga de la refriega sin sufrir un rasguño, bien protegido por la corte mediática adicta al masaje incondicional. Y luego asegura, a quien se quiere dejar engañar, que en el palco del Bernabéu poco menos que se reza el rosario.

 

 


Deja tu Comentario