2013-04-05 19:04 Real Madrid Por: Administrador

Las trampas con las tarjetas las inventó Piqué



Piqué forzó una amarilla el año pasado en un partido contra el Levante para cumplir ciclo justo antes de un Madrid-Barça, tal y como recuerda hoy el diario AS. Y lo hizo de forma descarada: Tardando más tiempo de lo debido (20 segundos) en sacar una falta. ¿Y qué hizo Pérez Lasa, el árbitro de aquel encuentro? Colaborar. Le amonestó sonriendo, consciente de que lo hacía a drede.

Sin embargo, después no reflejó esa intencionalidad en el acta, motivo que se esgrimió para no sancionar a Piqué, que pudo jugar el Clásico sin problemas. 



De este modo, quedó en nada la advertencia que Pier Luigi Collina, jefe de los árbitros de la UEFA, lanzó a los cuatro vientos tras el toque de atención por parte del organismo al Madrid (cómo no, al Barça no se le dijo nada) por las amarillas que Ramos y Alonso, de nuevo ambos protagonistas, forzaron en un partido de Liga de Campeones contra el Ajax en Ámsterdam: "Tenemos que preservar la pureza de la competición. Los jugadores que provoquen la tarjeta para cumplir ciclo serán castigados con un partido adicional. Un futbolista no puede decidir cuándo ser sancionado".

Son demasiados ejemplos de que no se puede hacer nada. Si la UEFA actúa de oficio esta vez, se pillará las manos e incurrirá en un precedente muy grave. Pero lo importante es recordar que aquí todo el mundo hace lo mismo.


Deja tu Comentario