2017-01-24 19:01 El Soplo Por: Administrador

Las últimas novedades en la renovación de Leo Messi por el Barça



Fede Peris La renovación del contrato que une a Leo Messi al FC Barcelona, y que expira el 30 de junio de 2018, está tan avanzada que hasta el propio Eduardo Inda, especialista en la desestabilización del Barça, ha cambiado su discurso, se rinde, ya no habla de ofertas irrechazables y asume que el Real Madrid tendrá que seguir sufriendo al mejor futbolista de la historia durante cinco años más. Leo Messi no ha tenido jamás intención de irse del FC Barcelona. Otras cosas es que la persecución judicial a la que se ha visto sometido, con calificativos que le comparan a "un capo de una organización criminal" por parte de la Abogacía del Estado, le hayan hecho dudar. Ahora mismo los Messi están esperando el fallo del Tribunal Supremo ante el recurso presentado por la sentencia de 21 meses de cárcel para abordar el tema de su renovación.

No habrá problemas con el dinero

Jorge Messi y Josep Maria Bartomeu no han hablado todavía de dinero. Ambos saben que el dinero nunca será impedimento para que Messi siga en el Barça. Se habla de 40 millones netos por temporada en un contrato de cinco años de duración, lo que le convertiría, sobradamente, en el futbolista mejor pagado del mundo. Pero ese nunca ha sido el problema. Jorge Messi no duda de que la oferta económica será interesante. Lo que los Messi desean es que el nuevo contrato sea limpio, sin apartados que inviten a la confusión y puedan crear más problemas legales en el futuro. Y el club ha entendido el mensaje. El diario Sport avanza hoy que Bartomeu llevará directamente las riendas de las negociaciones. Las dos partes quieren huir de las filtraciones y de opiniones externas que puedan enturbiar el final feliz de la negociación. Bartomeu tiene el encargo de la directiva de renovar a Messi y las conversaciones las llevara él en exclusiva, sin explicar a ningún directivo o ejecutivo del club los detalles de la negociación. Los Messi quieren negociar con el presidente y con nadie más.

Messi no se quiere ir

En el club conocen la predisposición favorable de Leo Messi, que sabe de sobras que cuando juega al futbol sin la protección de la filosofía de juego y los compañeros del Barcelona, su rendimiento se resiente, como ha podido comprobar sobradamente con la selección argentina. Por otra parte, Messi es un hombre conservador. Es feliz en el Barça y en Barcelona y no tiene ningún interés en afrontar aventuras en un país nuevo o en un fútbol en el que su juego podría perder enteros respecto al que puede ofrecer en el Barça. Además, se siente querido por la afición y es feliz en el vestuario, en donde tiene muchos amigos. Si a todo eso le añadimos 40 millones netos al año y la garantía de que no va a sufrir más pesadillas jurídicas, la resolución del caso parece cuestión de días... o de horas.      

Deja tu Comentario