2012-01-18 10:01 FC Barcelona Por: Administrador

Lección del comprometido Pep al mercenario Mou



La versión de Guardiola

"Quien quede eliminado quedará tocado. Tengo mucho a perder, todos tenemos mucho que perder. En el deporte no hay crédito. Lo que hemos hecho está muy bien, pero eso no vale. Hay que ganárselo siempre. No puedo pensar que como tengo crédito nos pueden meter cuatro. El día que vivamos de lo que hemos hecho, correremos y forzaremos menos. Las cosas hay que ganárselas. Es lo bueno del deporte, si no, sería un rollo. Contra el Madrid nunca uno puede sentirse favorito. No vais a tener el titular de que 'me siento más chulo que el vecino'.



La versión de Mourinho

Encarándose desafiante a un periodista de Radio Marca, Mourinho ha expuesto sus principios fundamentales: "¿Cuántos títulos tengo que ganar en mi carrera para dejar de jugarme algo como entrenador? ¿Cuántos? A ver, ¿cuántos? ¿Treinta? Dime tú. Yo sólo me juego mi felicidad del día siguiente. Mi estado anímico del jueves y mi satisfacción personal es lo que me juego".

El hombre de club contra el mercenario



Se trata de dos conceptos del fútbol, de dos filosofías de vida, de dos posicionamientos ante su profesión. Opuestos, como siempre. Guardiola apela al compromiso con su club, el club de toda su vida. Mourinho recurre al compromiso con su propio palmarés. Guardiola no acude a glorias pasadas para hacerse valer. Mourinho no es nadie si no habla de títulos conseguidos en otros equipos. Guardiola no se acomoda con el crédito que le proporciona su historial. Mourinho considera que haber ganado dos Champions, aunque sea bajo sospecha, le permiten cualquier derrota ante el Barcelona. El inconformismo de Guardiola le exige ganar en el Bernabéu. El conformismo de Mourinho sólo piensa en su satisfacción personal. El mensaje que lanza Guardiola motiva a los suyos. El mensaje de Mourinho, cubriéndose las espaldas en caso de derrota, no es esperanzador para los suyos. Guardiola apuesta por ganarse la victoria con esfuerzo y motivación. A Mourinho le preocupa poco si el partido acaba en victoria o en derrota porque su palmarés siempre le mantendrá a flote.

En las dos ruedas de prensa de los entrenadores previas al partido ha quedado bien claro que Guardiola es un hombre de club, que conoce su club, que lo vive y siente sus colores, mientras que Mourinho ha ofrecido la imagen del mercenario que ahora está en el Real Madrid y mañana Dios sabe dónde al que le preocupan relativamente los resultados y que vive de glorias pasadas.

Fichado para ganar al Barça

Son dos modelos. El humilde que quiere ganarse el respeto partido a partido y que nunca se conforma con lo que ya ha conseguido, y el prepotente que no siente la necesidad de demostrar a quien le paga que los 10 millones que cobra están bien invertidos. Mourinho fue fichado para ganar al Barcelona, porque a los demás ya los ganaba Pellegrini sin problemas, y su actitud indica que no ha captado ni dónde está ni para qué fueron a buscarle. Mourinho lleva una victoria sobre ocho en los duelos con el Barça. No era eso lo que esperaba Florentino Pérez cuando fue a buscar al mejor entrenador del mundo y le cubrió de oro para acabar con ese incómodo dominio del FC Barcelona.

Afortunadamente para el Barcelona, esta noche se enfrentan once contra once, no hay que jugar contra los títulos conquistados por Mourinho en otros equipos que no son el Real Madrid. Aunque, aún así, Pep Guardiola en apenas tres años y medio de carrera profesional, ya le supera.


Deja tu Comentario