2011-09-12 13:09 Real Madrid Por: Administrador

Leo Messi, el rey de los piscinazos



Mientras el Madrid es líder de Primera con seis puntos, el Barça ha demostrado a las primeras de cambio que es capaz de pinchar. Los azulgranas pagaron la prepotencia de no alinear como tituares a Villa, Messi o Iniesta y finalmente empataron a dos goles en Anoeta ante una Real Sociedad que quiso demostrar que esta Liga no es cosa de dos.

Viendo que el partido se complicaba de sobremanera, Guardiola sacó toda su artillería en la segunda parte, pero ni por esas lograron sumar la victoria. ¿ Qué hace el Barça cuando está en problemas? Además de llamar a Villar, acude a su gran estrella, Leo Messi, y gracias a eso así les fue...



Ese del que  en Barcelona dicen que es el rey del mundo fue incapaz de hacer nada para remontar el partido excepto una cosa: apelar al juego sucio. Viendo que los dos puntos se escapaban, el argentino realizó el piscinazo del siglo en el cuento de añadido y Mateu Lahoz justamente le amonestó con tarjeta amarilla por tirarse. Bravo. Ese que se supone que es un dios sólo sabe recurrir a las trampas para intentar ganar un partido. Parece que por fin los jugadores azulgranas empiezan a quitarse las caretas demostrando que no son esos niños buenos educados por el bueno de Pep que no saben lo que es dar patadas o fingir...

Muchos culés resentidos dirán: ¿Y el penalti de Ronaldo contra el Getafe? No hay duda de que no se tuvo que pitar el penalti porque fue fuera del área, pero resulta que Cristiano no fingió. La falta de Cata Díaz se produjo y en cambio Cadamuro no derribó a Messi. Dos partidos de Liga y ya hay diferencia entre Madrid y Barça. Mientras unos siguen abonados a las goleadas, otros sólo saben hacer manos y simular penaltis para intentar ganar los partidos...


Deja tu Comentario