2012-10-07 21:10 Real Madrid Por: Administrador

Leo Messi no soporta a los canteranos del Barça



El equipo de Punto Pelota ha desvelado en la Maratón 24 horas antes del clásico que no es oro todo lo que reluce en el seno culé y que al parecer Leo Messi no es nada de lo que parece. Ya dejó clara su prepotencia cuando le dijo a Pep Guardiola aquello de "al sueco no lo quiero" y posteriormente se echó del equipo a Zlatan Ibrahimovic, previa marginación en el banquillo, y lo mismo ocurrió con Bojan, que ahora tiene que buscarse la vida allí donde le ofrecen una oportunidad, después de que Messi tampoco se entendiera con él.

Más recientemente hemos visto como era Cristian Tello es que se llevaba una reprimenda en pleno partido, mientras que en el partido ante el Granada fue David Villa el que se las tuvo con un argentino que cada día gasta peores formas. El argentino le reclamaba al "Guaje", todo un campeón del mundo, que le diera el pase preciso, que jugara para él, todo en medio de una bronca monumental. Minutos antes era Thiago el que tenía que aguantar las exigencias del delantero, que le exigía que levantara la cabeza y le buscara.



Actos que no son casualidad y que poco a poco cobran sentido después de que el programa de "Intereconomía" desvelara que la relación entre el argentino y Marc Bartra es nefasta. De hecho, nadie entiende que para el partido de hoy se cuente con Song y no con el canterano en el centro de la defensa, si finalmente Piqué no está disponible. Una opción que no gusta a ningún culé pero a la que tiene que acogerse para esconder los trapos sucios.

Al parecer, Bartra y Messi se las tuvieron después de que el argentino no estuviera satisfecho con el rendimiento y el nivel del defensa, al que Messi no considera digno de su equipo. Así las gasta el bueno de Messi en el club donde nos venden flores y violines que en realidad están podridas y desafiados.

Y ahora, en lugar de estar denunciando continuamente al Real Madrid que se preocupen de apagar los incendios que tiene  en casa. Aunque en este sentido ya se sabe: si no le gusta a Messi a la calle y punto. Bartra tiene los días contados.




Deja tu Comentario