2013-01-05 11:01 FC Barcelona Por: Administrador

Leo Messi sabe mejor que nadie cómo destrozar al Espanyol



El último derbi se jugó el 5 de mayo del año pasado. El Barça ya no se jugaba nada, pues ya había perdido la Liga en beneficio del Real Madrid. Era el último partido de Josep Guardiola en el Camp Nou, y su mejor pupilo, Leo Messi quiso hacerle el mejor homenaje.

El resultado fue 4-0, una fiesta. El argentino se encargó de que todo fuera perfecto. Marcó los cuatro goles del Barça, y lo hizo de todas las maneras. Anotó dos de penalti, otro en un magistral lanzamiento de falta, y también marcó en jugada colectiva. Con ese póker de goles, Leo llegó a la escalofriante cifra de 50 goles en Liga, que le valió su segunda Bota de Oro.



Era la tercera vez que Messi lograba cuatro goles. Ya lo hizo frente al Arsenal en la Champions de 2009-10, y repitió contra el Valencia al año siguiente. Hoy Leo quiere empezar el año con buen pie, y tendrá delante su última gran víctima. Todo dependerá de él y de sus compañeros.


Deja tu Comentario