2014-10-03 15:10 FC Barcelona Por: Administrador

Leo Messi se sentará en el banquillo... de los acusados



El juez de Gavá que ha decidido imputar a Leo Messi por presunto fraude fiscal, entiende que el futbolista conocía las actividades de su padre, Jorge Horacio Messi, y sabía lo que firmaba. Por su parte, el juez rechaza tomar declaración al consultor Alfonso Nebot, al abogado Ángel Juárez y a Raúl, Sanllehí, director del área de gestión de fútbol en el FC Barcelona.

Recientemente el juez se manifestó favorablemente a la exclusión de Messi como imputado, pero el abogado del Estado se ha opuesto por entender que "es una opinión subjetiva que Messi estuviera al margen de la gestión económica, contractual y tributaria de los ingresos que generaba".



La imputación es contra Leo Messi y contra su padre por tres delitos contra la Hacienda Pública por defraudar presuntamente 4,1 millones de euros en sus declaraciones fiscales de 2007, 2008 y 2009. El juez considera que existen indicios suficientes de que Leo "podría haber conocido y consentido la creación y mantenimiento de una estructura societaria ficticia, que tenía como única finalidad eludir el cumplimiento de las obligaciones tributarias derivadas de los ingresos generados por la explotación de sus derechos de imagen".

La defensa de Leo Messi había sostenido su inocencia y había solicitado la exclusión de su representado del caso:  "firma lo que le ponen, no tiene tiempo ni ganas, se dedica al fútbol y ya está", Pero el juez considera que no queda acreditado que Leo "estuviera al margen de la gestión económica, contractual y tributaria de los ingresos que generaba, sino simplemente que quien se ocupaba de ello era su padre".

Leo Messi deberá comparecer ante el juez para explicar sus declaraciones a Hacienda. Según manifestó recientemente el padre de Leo Messi, en esa persecución al jugador tiene mucho que ver la situación política que vive Catalunya y el conflicto generado con España.


Deja tu Comentario