2013-10-01 22:10 FC Barcelona Por: Administrador

¿Lo de Glasgow ha sido un partido o una corrida?



Joan Tubau

El fútbol se inventó en Gran Bretaña, y en Escocia se juega desde hace mucho, mucho tiempo, pero la valoración que el público del Cetic Park ha hecho hoy del juego en el Celtic-Barça confirma que su grado de entendimiento de esta modalidad deportiva es francamente limitado.



Al Barça lo han cosido a patadas ante la alegría y el jolgorio de una afición que ovacionada cada salvajada de los jugadores locales. Poco acostumbrados a exquisiteces técnicas, el estadio rugía cuando un jugador local chocaba con uno del Barça y enviaba la pelota fuera de banda. Ese es el concepto que ahí se tiene de una gran jugada. Quizá por eso, el público la ha tomado con Neymar, ¿será por golpear con su espalda de forma alevosa contra el pie de Brown mientras estaba en el suelo? El árbitro, casero, caserísimo, no ha tenido más remedio que expulsar a Brwon. Estaba delante.

A partir de ese momento, los abucheos a Neymar han sido constantes. Como si él tuviera la culpa de la agresión de la que había sido objeto. Y se han ovacionado todas las entradas criminales perpretadas contra los jugadores del Barcelona, como una de Eizaguirre contra Bartra. Poca deportividad de un público que aplaude a los tuercebotas y la toma con los futbolistas de verdad. Cierto que aplaudieron a Iniesta en su salida. Pero esos diez segundos no tapan el escaso civismo mostrado durante noventa minutos y su pobre interpretación del reglamento y de la belleza de este deporte.

El partido pareció una corrida de toros en donde el público ha ovacionado todas las banderillas, acciones del picador y estocadas que se han realizado contra los jugadores del FC Barcelona. Sólo les ha faltado el "¡Olé!"




Deja tu Comentario