2016-04-03 12:04 FC Barcelona Por: Administrador

Lo de siempre: Juega el Real Madrid, manos arriba, esto es un atraco



img_pmorata_20160402-213414_imagenes_md_propias_pmorata_ft1a0860-062-kPtB-U40840137222S5D-652x492@MundoDeportivo-Web

¿Y ESTO NO ES PENALTI?

El barcelonismo tiene motivos fundados para quejarse por la actuación en el clásico de Hernández Hernández, un colegiado novato en estas lides al que le vino muy grande el partido. En diversas fases del clásico pudo oírse a un sector de la afición del Camp Nou gritar aquello de: "Manos arriba, esto es un atraco". Estando el Real Madrid por medio no resulta extraño que el colegiado se equivocara a su favor y en contra del Barça. Se queja el aparato de propaganda mediática del madridismo de que el gol de Gareth Bale debió haber subido al marcador, aunque las imágenes demuestran con claridad que el jugador galés se apoya en el salto sobre Jordi Alba, al que incluso llega a derribar. Ese fue "el error" de Hernández Hernández en contra del Real Madrid. Contra el FC Barcelona tuvo más de uno, de dos y de tres. Por un lado, se negó a ver las faltas que le hacía la defensa blanca a Neymar optando por dar por sentado que siempre hacía teatro. A cambio, cayó en todas las trampas que le tendieron Pepe y Cristiano Ronaldo haciendo teatro y simulando faltas que no lo eran. El colmo llegó cuando enseñó tarjeta a Suárez por un forcejeo con Pepe, que se revolcó por el suelo como sólo él sabe hacer. La mano de Suárez acabó impactando en el madridista, que se encontraba detrás y al que no veía. Esa misma jugada, calcada, protagonizada por Sergio Ramos impactando sobre la cara de Alves fue considerada por Hernández Hernández como involuntaria. Es la diferencia entre vestir de blaugrana o de blanco.

El atraco al Barça

El colegiado abortó dos jugadas de contrataque claro del Barcelona con opciones de gol por entender que había fuera de juego. Las imágenes muestran que se equivocó... en contra del Barça. De la misma manera que se equivocó al no sancionar como penalti una zancadilla de Sergio Ramos sobre Messi dentro del área. Y no pitó penalti para no perjudicar al Real Madrid y para no echar del campo a Sergio Ramos, que ya había visto una amarilla. Desde la primera amarilla, Ramos se ganó la expulsión en el minuto 23, en la jugada del penalti. Pero luego hubo un codazo a Suárez y un manotazo a Alves del mismo Sergio Ramos que el árbitro pasó por alto, que sólo abandonó el campo cinco minutos antes de acabar el partido. Al final, Sergio Ramos jugó una hora de regalo gracias a la generosidad arbitral. Es evidente que el partido habría sido otro si el Madrid lo afronta con diez hombres desde el minuto 25 y, también, si llega a sancionar con penalti la zancadilla clara y descarada de Sergio Ramos a Messi. Son las cosas típicas que suceden cuando el Real Madrid anda por medio. Es un tema ya histórico que no debe sorprender a nadie a estas alturas de la película.

Deja tu Comentario