2017-04-24 08:04 Especial Clásico Por: Administrador

Lo que no explican en Madrid: Marcelo pidió perdón a Messi



Fede Peris La prensa llorona madridista, fiel a su eterno guión, ha preferido culpar de la derrota del Real Madrid al árbitro antes que reconocer sus propias miserias y el repaso al que fue sometido el equipo blanco por el FC Barcelona. Se inventan penaltis e historias para no dormir, aunque la realidad sea cruel: Casemiro no debió acabar la primera mitad y Marcelo debió ser expulsado por su codazo a Messi, del que luego se disculpó. A Leo Messi el inefable Hernández Hernández (el del gol en el Benito Villamarín que entró medio metro en la portería y no fue gol), le castigó con tarjeta amarilla por sacarse la camiseta y enseñársela al público del Bernabéu para que se entere de una vez de quién es el verdadero y único número uno. En cambio, se tragó la agresión de Marcelo a Messi. Un codazo soltado con mala idea impactó sobre el rostro de Messi, que quedó tendido en el suelo sangrando y obligándole a jugar casi media hora de la primera mitad con un pañuelo para tapar la hemorragia, lo que le impidió jugar al cien por cien de sus posibilidades.

"Parar a Messi por lo civil o por lo criminal"

La accción fue terrorífica, pero el árbitro no señaló ni falta. "Sigan, sigan..." . Afortunadamente, Marcelo es más persona que el árbitro y al término del partido se acercó a Messi para interesarse por su estado y pedirle disculpas. Y mientras eso ocurría, la prensa del Régimen de Florentino Pérez seguía reclamando penaltis y mirando hacia otro lado sobre las agresiones que sufrió Leo Messi a lo largo de los 90 minutos. Un día Eduardo Inda, abanderado del pensamiento único florentinista, explicó en un vídeo, cuando era director del diario Marca, que "a Messi hay que pararle por lo civil o por lo criminal". Marcelo se tomó al pie de la letra las consignas del mejor de los propagandistas de Florentino Pérez. Y apostó por la vía criminal.

Deja tu Comentario