2016-06-27 20:06 Opinión Por: Administrador

Lo peor de Messi no es su fracaso, sino su cobardía



Carlos Muñiz En el fútbol no se puede ganar siempre. Ni aunque uno se llame Leo Messi. Y la grandeza de los deportistas se mide por su capacidad para saber ganar y saber perder. Para disfrutar de la victoria con deportividad y saber sobreponerse y levantarse tras la derrota. El palmarés de Leo Messi con la selección argentina es más que preocupante. Pierde todas las finales que juega. Tampoco está tan mal, porque llega a las finales. Pero de quien aspira a ser considerado como el mejor futbolista del mundo, e incluso de la historia, debería esperarse algo más que una derrota detrás de otra en las finales. Messi encadena tres derrotas seguidas en una final entre la Copa América y el Mundial. Pero eso no es lo peor. Lo que le deja retratado es su cobardía para asumirlas y su capacidad para levantarse y sobreponerse. Messi se ha rendido y su rendición describe a un cobarde que se ha asustado porque Maradona le ha acusado de no tener personalidad ni de saber ejercer como líder llegando a amenazarle: "si no ganan la Copa América, que no vuelvan". Y no ha vuelto. Se ha borrado. No ha sabido ser el líder que necesitaba Argentina en la última década, asume su fracaso y se va con el rabo entre piernas. Como un perdedor, como un fracasado, quizá con la esperanza de que un movimiento organizado le pida que siga. Pero el detalle que le define está ahí para su propia vergüenza. No sabe ganar con Argentina y se borra. Queda claro que sin Xavi y sin Iniesta cuesta más. Lo sabíamos todos. Messi ha sorprendido al mundo y se ha mostrado tal cual es, un futbolista que no sabe remar contra corriente y que necesita que todo le vaya de cara. Y mientras tanto, Cristiano Ronaldo, con una selección en la que no hay Higuaíns, Di Marías, Agüeros, Lavezzis ni Mascheranos, sigue ahí dando el callo. Lo de ganar lo tiene imposible porque su equipo no da más de sí de lo que da, pero ahí está guerreando, que es lo suyo, luchando por hacer grande a la selección de su país. Luego lo conseguirá o no, pero no se rinde. Cristiano Ronaldo nunca se rinde.

Deja tu Comentario