2012-06-28 15:06 FC Barcelona Por: Administrador

Lo que Del Bosque ha unido, que no lo separe Mourinho



Jose Mourinho le ha hecho mucho daño al fútbol español. Al margen de incorporar un nuevo concepto de la antideportividad y la violencia física y verbal, se está cargando la cantera del Real Madrid, perjudica a La Roja devaluando a sus campeones (Arbeloa y Albiol) para colocarles por delante a cualquier medianía, y su obra culminante ha consistido en generar crispación y odio entre sus jugadores y los del Barça en la selección. De hecho espera de los suyos que ni se dignen a dirigirle la palabra a sus "enemigos". Con lo que no contaba Mourinho es que en La Roja un tal Del Bosque, al que echaron del Real Madrid por malo después de ganar dos Copas de Europa -Mourinho lleva cero en dos años-, echaría por tierra sus perversos planes.

A Mourinho le gustaría que todos sus futbolistas fueran igual de "malotes" que él. Pero es imposible que el odio que él transmite durante la temporada perdure en la concentración de la selección porque ahí está un caballero del deporte que sabe poner orden en el descontrol y caos que el entrenador de Portugal pretende instaurar. Mourinho podrá conseguir que sus jugadores hablen mal del Barcelona y sus jugadores durante la temporada. Podrá lograr de sus jugadores que en el campo repartan con la misma vehemencia que él emplea en las ruedas de prensa... Lo podrá ordenar y exigir. Pero luego están los sentimientos, el fondo de cada uno. Por eso, cuando Casillas dijo al término de la Supercopa: "¿Que qué ha pasado? Pues nada, lo de siempre, que uno del Barça se ha tirado", refiriéndose a Cesc después de recibir una entrada criminal de Marcelo, lo decía obligado por las órdenes de equipo, pero no era una declaración sincera.



Casillas vio luego las imágenes de televisión y sintió tanta vergüenza que no tuvo más remedio que llamar a Xavi para pedirle perdón por su comportamiento y por el de todo el Real Madrid, por el dedo en el ojo de Mourinho, por la violencia blanca en el campo y por la mala educación mostrada no quedándose en el campo a la entrega del trofeo al campeón. Así es Casillas porque es persona. Pero eso no le hizo ninguna gracia a Mourinho. Las semanas posteriores ambos mantuvieron una relación muy tensa en la que intentó retirarle el brazalete de capitán por hacer mal uso de sus atribuciones. De hecho puede decirse que Mou no le ha perdonado a Casillas su compadreo con el "enemigo".

Afortunadamente, Del Bosque ha unido lo que Mourinho ha estropeado. Los protagonistas de la acción en la Supercopa, Cesc y Casillas, compartieron ayer gloria con La Roja y frente a Portugal. En este momento parece impensable que estos dos compañeros, que se muestran absolutamente compenetrados, puedan llevarse mal e incluso puedan insultarse o faltarse al respeto. Es el riesgo de dejar a estos hombres en manos de alguien sin escrúpulos. Pero en realidad son buena gente. No hay más que ver a Gerard Piqué de la mano de Sergio Ramos después de las muchas que ha hecho y dicho el madridista. O a Xavi unido a Xabi Alonso después de las innumerables entradas salvajes que ha hecho el vasco en todos los clásicos. O a Pedro jugar a cartas con Arbeloa, con la leña que le ha dado.

Seguro que el resultado del España-Portugal no gustó nada a Mourinho. Y seguro que el buen rollo interno de la selección española le gusta aún menos. El técnico de Portugal debe pensar que este verano tendrá trabajo extra para inculcar su ya conocido odio al enemigo en los cerebros de sus futbolistas. La Supercopa será, lamentablemente, la primera prueba de fuego para comprobar el éxito de los métodos de Mourinho lavando el cerebro de sus futbolistas.



Pero de momento, blaugranas y madridistas, unidos por un objetivo común, están dando una lección al mundo. Será porque Mourinho está en Miami, a miles de kilómetros, y no lo puede estropear.

 

Entra en miapuesta y sigue la Eurocopa en directo.    


Deja tu Comentario