2015-11-12 15:11 FC Barcelona Por: Administrador

Lo que dice Piqué y lo que calla sobre la selección



Fede Peris

 "Los pitos son una circunstancia que me ha tocado vivir, a nadie le gusta. Irme ahora de la Selección sería darle la razón a gente que no la merece. La otra opción, que es por la que he optado, es seguir aquí, sumar y aportar todo lo que pueda". Es lo que ha dicho hoy Gerard Piqué en una entrevista concedida a Movistar Plus. Esta es la versión oficial. Normalidad y "chufla, chufla, que como no te apartes tú...". 

Pero la realidad es bien diferente. Gerard Piqué está harto. Así lo ha confirmado a sus allegados. El Barça colma todas sus aspiraciones y no tiene ninguna necesidad de acudir a la selección para obtener la consideración de ser uno de los mejores centrales del mundo. Se ha cansado de tanta bronca manipulada y teledirigida, y nunca mejor dicho, y ha tomado una determinación que no va a hacer pública hasta que no termine la Eurocopa.



Piqué ha decidido echarse a un lado, dejar la selección y que se entretengan silbando a otro. Se ha cansado. Y no tiene ninguna necesidad de aguantar las impertinencias de nadie. Le hace ilusión esta Eurocopa y lo dará todo por dejar la selección como nuevamente campeona de Europa. Pero al término de ese torneo se despedirá para siempre de La Roja. Entiende que le silben y le insulten en el Bernabéu. Lo entiende porque es barcelonista y nadie le tiene que explicar nada sobre la rivalidad que enfrenta al Real Madrid y el Barcelona. Incluso le motiva que el público del Bernabéu se acuerde de él. Pero lo de España pasa de castaño oscuro.  Y lo explica: "Sobre lo de gracias Kevin Roldán, contigo empezó todo, sigo pensando que fue algo muy gracioso y divertido que quedará para siempre. Mientras haya respeto y no se insulte a nadie no hay nada malo en meter pequeñas puyas al rival. El público del Bernabéu es muy respetuoso, nunca ha pasado nada extraño”.

Se ha querido vestir la situación con el tema de que Piqué no se siente español. Algo rotundamente falso que se han encargado de expandir los medios madrileños interesados en prolongar esta situación conflictiva. Piqué sabe que se trata de madridistas ejerciendo de españoles. Madridistas que no soportan verle feliz, disfrazándose, acordándose de Kevin Roldán y disfrutando de la vida mientras va ganando un título detrás de otro y mientras el Real Madrid y el madridismo lo ven por la tele.

Piqué ha dicho basta y le ha puesto fecha a su adiós a la selección. No lo dirá hasta que concluya el último partido de España en esa competición, partido en el que seguramente estará Sergio Ramos porque de los partidos buenos no se borra.




Deja tu Comentario