2014-09-15 22:09 FC Barcelona Por: Administrador

Lo que diferencia a Piqué de Nadal, Pau Gasol y Contador



Fede Peris

A nadie se le ocurre poner en duda el compromiso de Rafa Nadal, Pau Gasal o Alberto Contador cuando, mirando por sus intereses, deciden que lo más conveniente para ellos es renunciar a su presencia en la selección española. Ha pasado con Nadal en Copa Davis. Con Gasol en el Europeo de Baloncesto. Y ahora mismo con Contador en el próximo Mundial de Ciclismo, del que se ha borrado. En cambio, si Gerard Piqué hace lo mismo, mira por sus intereses, considera que lo que necesita es coger fondo físico en Barcelona en lugar de acudir a la llamada de la selección para jugar bolos, le echan la caballería encima para dudar de su compromiso con La Roja y echarle en cara que se sienta del lugar en donde ha nacido y crecido.



En El Chiringuito, para variar, le dejaron verde por asistir a la concentración de la "V". Es lo menos que se puede hacer por Florentino Pérez, el ser superior, cuando se trata de desviar la atención y crear cortinas de humo para evitarle al presidentísimo poder salir salpicado del sonoro fracaso que está protagonizando el Real Madrid en este inicio de temporada.

Y en El Chiringuito le llamaron hipócrita por mostrar su simpatía y apoyo al pueblo catalán en sus reivindicaciones, echándole en cara que jugara en La Roja sintiéndose catalán, como si tuviera la posibilidad de poder elegir entre España y Catalunya.

Sostenía Tomás Roncero, azote del barcelonismo y abanderado de la irrealidad del Real Madrid: “Si juega a la ambigüedad se puede dudar de que le doliera la cadera. A los dos días juega en Villarreal de un modo impecable. A lo mejor es que no le dolía”. Y Óscar Pereiro, añadía: “la bandera de España vale mucho como para defenderla sin sentirla. Es como que la tía buena no te haga caso y te cases con otra”.



Lo dicho. Lo que sirve para Nadal, Pau Gasol y Contador no es válido para Piqué. Él es del Barça y los demás no. Por eso se ensañan con él. Y más ahora que el Madrid está a seis puntos y haciendo el ridículo.


Deja tu Comentario