2015-02-17 23:02 FC Barcelona Por: Administrador

Lo que diferencia al "subnormal" del Bernabéu del "borracho" del Camp Nou



Joan Tubau

La Liga de Fútbol Profesional ha emitido un comunicado en el que informa que denunciará a la Penya Almogavers porque alguno de sus miembros llamó "borracho" al que unas horas antes había aparecido en todos los medios con una copa en la mano, sombrero en ristre y cantando en un estado más que dudoso a altas horas de la madrugada y tras sufrir un 4-0 en el Calderón. Es intolerable que llamen borracho a Cristiano Ronaldo. Tanto como que se pida a coro la dimisión del presidente de LFP. Y eso es lo que ha escocido. Dice la Liga de Fútbol Profesional que fueron 200. ¡Falso! Si hubieran sido 200 el cántico se habría oído en todo el campo y sólo lo captaron los micrófonos de sonido ambiente situados en las proximidades del Gol Sur y los allí presentes.



El comunicado denuncia la  "entonación de cánticos en el recinto deportivo, durante el partido, en el minuto 65 y desde el grupo de espectadores del equipo local ubicado en la zona de primera gradería gol sur, detrás de la portería donde en ese momento atacaba el equipo local, y por parte del grupo formado por un colectivo de unas 200 personas aproximadamente, identificados con bufandas, pancartas y banderas de peñas del club local y, en particular, el grupo conocido como ALMOGAVERS, ubicados tras la pancarta identificativa del grupo, se inició el siguiente cántico: “¡ES UN BORRACHO, CRISTIANO ES UN BORRACHO!”, en referencia al jugador del Real Madrid CF Cristiano Ronaldo, de forma repetida, coral y coordinada, exclusivamente por parte del mencionado grupo, sin que fuera seguido o coreado por el resto de espectadores presentes en el estadio, cuyo comportamiento fue totalmente correcto durante todo el partido."

Curioso que los cánticos contra Tebas, que resonaron en todo el campo, no consten en acta. Curioso que se extienda a toda la Penya Almogavers la responsabilidad de los insultos de cuatro tontos, que desde luego no eran 200. Y curioso también la perfecta localización del problema dejando al margen al resto del estadio. Curioso porque cuando se trató de valorar los gritos de "Messi subnormal" y "Puta Barça y Puta Catalunya" en el Bernabéu, la LFP fue incapaz de localizar el origen de los insultos. Sencillamente porque no podía. El grito salía de todas partes. Aunque la gravedad del asunto parezca ahora que es la misma. 200 -dando por cierta la versión oficial- contra decenas de miles. Esa es la diferencia entre el "borracho" del Camp Nou y el "subnormal" y "puta" del Bernabéu.

Y no es lo mismo menospreciar al colectivo de disminuidos físicos que al de los amantes de la copa, y no la del Rey precisamente. Pero estamos en lo de siempre, los gritos de cuatro tontainas alcanzan la misma categoría que la mala educación de miles de personas que durante años y años y añios, en todos, todos, todos los partidos que el Real Madrid ha jugado en casa han decidido que la mejor forma de animar a su equipo es insultando a Messi y al Barça y a Catalunya. 



Esto no es un empate, ni mucho menos. Como sucedió cuando se intentó equiparar a Guardiola con Mourinho situándole a la altura de quien iba por la vida agrediendo al prójimo y metiéndole el dedo en el ojo. En Madrid lo igualan todo. Ahora quieren hacer justicia con el "borracho" del Camp Nou cuando el "subnormal" del Bernabéu ha gozado de impunidad absoluta durante muchos, demasiados años.


Deja tu Comentario