2016-11-28 20:11 Real Madrid Por: Administrador

Lo que exige Luis Enrique a sus hombres: Que el Real Madrid pague los platos rotos



Sergio Portales

La bronca de Luis Enrique en Anoeta ha causado mella en el grupo. El técnico no podía pasar por alto el disgusto que le produjo lo que vio en su "peor partido desde que dirijo al Barça" y fue duro y contundente en sus conclusiones sobre lo que pasó en San Sebastián. Pero la vida sigue, la actividad en la Ciutat Esportiva también. Técnico y jugadores tenían que volver a verse las caras y había que arreglar la relación maltrecha con un cambio de impresiones serio de cara al clásico para hacer borrón y cuenta nueva entre todos para que la imagen del equipo sea otra bien diferente y el Real Madrid pague los platos rotos del desencanto que el Barça ha producido entre sus aficionados tras lo de Anoeta.



Y esta misma mañana se ha producido la cumbre entre el técnico y sus jugadores en la Ciutat Esportiva Joan Gamper. Ha sido antes del entrenamiento, como apunta Mundo Deportivo. Las reunión ha durado 20 minutos y en ella se han analizado las causas del empate en San Sebastián y los errores individuales y colectivos cometidos allí por el Barça.

El objetivo de Luis Enrique era apelar al amor propio de sus jugadores, recordarles lo mucho que hay en juego el sábado, lo que supone lucir el escudo que llevan en el pecho y la defensa de los colores azul y grana y la necesidad que tienen de resarcir con una gran alegría a una afición decepcionada con un triunfo ante el Real Madrid que serviría para hacer olvidar lo de Anoeta. La autocrítica parece haber ejercido un efecto positivo y entre todos se han conjurado para que el Real Madrid pague los platos rotos de la noche aciaga de San Sebastián en la que el Barcelona falló en todos los terrenos, individual y colectivamente, y tanto táctica como mentalmente. Luis Enrique ha apelado al orgullo y la autoestima de sus jugadores, recordándoles que son mejores que el Real Madrid y que no pueden volver a repetir un partido como el de ayer.
La reacción está en marcha. Sólo falta confirmarla ante el Real Madrid.




Deja tu Comentario