2013-02-09 09:02 FC Barcelona Por: Administrador

Lo que hay que saber sobre el vídeo "macabro" y "vomitivo" de TV3



"Macabro", "indecente", "vomitivo", "querellable", "repugnante". No se han cortado los creadores de opinión de la zona centro con eco en la periferia repartiendo calificativos para el vídeo emitido por TV3 en el que se compara el comportamiento de los jugadores del Real Madrid con el de hienas salvajes a la caza y captura de su presa. Una vez más, el problema no está en el contenido de esas imágenes, que delatan a los agresores y retratan a las víctimas. Eso son pruebas, no es hablar de oídas. Eso ha ocurrido a la vista de todo el mundo. No se trata de que me han dicho que han visto que decían o hacían. Eso ha ocurrido... y ocurre.

Pero el contenido de las imágenes no invita a la reflexión. Al contrario, conduce a cargar contra el mensajero. No les gusta que les lleven la contraria porque tienen el discurso muy interiorizado y dirigido y ni siquiera la evidencia les lleva a la autocrítica. Estamos ante una defensa numantina de lo irracional. Es mejor dedicarle horas de programación a un escupitajo, a un me han dicho que dijo, que decir "¡Basta¡" a la violencia indiscriminada.



Las imágenes de TV3 son duras, sí. Y lo que tiene que preocupar es su dureza. Nadie se las ha inventado. Es lo que sucede cuando sueltan a los jugadores del Real Madrid a luchar contra el Barcelona. "Esto es faltar al respeto a unos profesionales", ha dicho Siro López. ¿No es faltar al respeto a los profesionales atentar contra su integridad física? "El vídeo es vomitivo e indecente -añade-, están calentando el partido de vuelta". ¿Quién calienta más? ¿Los jugadores del Madrid retratándose en esas imágenes o los que buscan carroña sin aportar pruebas en un parking?

Pedro Pablo San Martín añadió: "si yo fuera el Madrid, mañana por la mañana me voy al juzgado. Es de juzgado de guardia. De todas las jugadas sólo hay dos o tres que son realmente violentas". Ese es el problema, que Mourinho ha conseguido que la violencia pura y dura se convierta en normalidad ante la pasivad general del entorno propagandístico. José Damián González insistió en Punto Pelota: "es un vídeo sencillamente repugnante". Le repugna el vídeo, no lo que se ve en el vídeo.

La única nota de cordura la aportó Quim Doménech: "este vídeo no debería emitirse por la violencia que generan las imágenes de las entradas de los madridistas a Messi". Efectivamente, es un vídeo que debería tener la catalogación de X por la violencia furiosa que muestran sus actores, al más puro estilo Tarantino. Y lo más divertido del caso es que para contrarrestar el efecto de las imágenes, algún tertuliano quiso poner el supuesto teatro que se atribuye en Madrid a los jugadores del Barça a la misma altura de la cacería que ordena Mourinho a sus hombres cuando tiene al Barça delante. Todo vale. Como cuando tenía el mismo valor el dedo en el ojo de Tito que la reacción de éste ante la agresión. ¿Qué hay que hacer para conseguir que el "tranquilo" Tito Vilanova te arree un guantazo? Mourinho lo sabe muy bien. Y con su ejemplo pone en marcha la maquinaria zafia de su equipo.



Y Frederic Hermel añadía: "en un país normal eso va a juicio y se le pide al director de la televisión que dé explicaciones. En Inglaterra, Francia...se monta una". En un país normal no haría falta editar un vídeo de este tipo porque ya se pondría remedio para que esas imágenes no llegaran a producirse. Pero es mucho más cómodo pedir explicaciones al director de la televisión que al entrenador que alienta este tipo de comportamientos y a los jugadores que se prestan a obedecer. Y le decía Doménech a Hermel: "no te vi tan indignado cuando en una tele de tu país sacaban a Nadal con una jeringuilla". Y Siro concluía: "éste sí que es un motivo para vetar a un medio de comunicación". Efectivamente, al que no se someta a la doctrina de Florentino, le ponemos una mordaza y asunto resuelto. Estos son los mismos que se indignan contra los que se atreven a dudar de ciertas exclusivas de Punto Pelota. Estos son los que reclaman ética periodística a los demás, los que imponen su razón a base de vetos a los compañeros.

No cuela tampoco el argumento de que TV3 es una televisión pública e Intereconomía es privada. El ámbito de TV3 es Catalunya y su audiencia deportiva mayoritariamente barcelonista. Que Punto Pelota pertenezca a un canal privado no justifica informaciones, imágenes y opiniones que hieren conscientemente la sensibilidad de su audiencia catalana. Porque la audiencia catalana existe y merece "también" un respeto. ¿O no?

 

 

 
//

Deja tu Comentario