2016-02-04 09:02 Real Madrid Por: Administrador

Lo que le costaría a Benítez decir lo que piensa



Rafa Benítez se ha esfumado del foco mediático casi automáticamente a partir de su fulminante cese del Real Madrid este enero. El ya ex técnico blanco no ha vuelto a aparecer ni se le ha escuchado hablar -más allá de la carta de agradecimiento al equipo por haber confiado en él- después de ser despedido por Florentino Pérez y volver a su residencia de Inglaterra con su familia. Pero detrás del silencio del madrileño se esconde una condición contractual. Y es que en el contrato de Benítez con el Real Madrid se había fijado una cláusula según la cual el entrenador debía mantener silencio desde su cese el 15 de enero hasta el 30 de junio, el último día de la temporada oficial. Lo que recibía a cambio el técnico madrileño era una indemnización notablemente mayor de la que percibiría en caso de hablar sobre el equipo y las condiciones de su despido. Eso explica el por qué de que no se haya defendido él mismo de las constantes críticas de los jugadores sobre sus métodos de entrenamiento y de preparación física. Unos reproches que ni el mismo Zinedine Zidane ha desmentido para quitarle presión a su antecesor.

Una defensa implícita

Aun así, Benítez sí ha dejado un atisbo de autodefensa, de manera muy implícita y en referencia a terceros. El entrenador se ha pronunciado acerca de Paco de Miguel, quien ha sido su preparador físico en el Real Madrid, así como en otras de sus andaduras, y acaba de recibir la máxima nota posible en su tesis doctoral. Al técnico madrileño no le sorprende el logro de su amigo porque "su experiencia y manejo de las cargas de trabajo, sus entrenamientos con balón más el trabajo de potencia aérobica, fuerza y complementario que realiza siempre nos han permitido llegar a final de temporada en las mejores condiciones físicas". Una defensa que también incumbe al mismo Benítez, que prefiere esperar unos meses para lucrarse más a costa del Real Madrid.

Deja tu Comentario