2015-05-13 09:05 Real Madrid Por: Administrador

Lo que más preocupa a Florentino del partido de esta noche



Sergio Marco

En 2013, Bayern de Múnich- Borussia Dortmund en Londres. En 2014, Real Madrid-Atlético de Madrid en Lisboa. Desde hace cinco años, los equipos españoles, ingleses y alemanes se han disputado las finales de la Champions League. Todo eso ocupa y preocupa en la zona noble de los despachos del Real Madrid. ¿Toca este año un equipo italiano en la final? ¿Conviene no repetir por tercer año consecutivo una final entre dos equipos del mismo país? ¿Molesta que España repita finalistas por segundo año consecutivo? ¿Pierde dinero la UEFA si la emoción de la final se concentra en un solo país?



La UEFA ha designado al sueco Jonas Erikson para dirigir el partido de esta noche en el Bernabéu. En principio no es sospechoso. Ha dirigido dos partidos al Real Madrid en Europa, con dos victorias blancas; y también dos partidos victoriosos a la Juventus. Sin embargo, la preocupación invade a la junta directiva del Real Madrid, que sabe que tampoco es necesario recurrir a la épica para rentabilizar el 2-1 del partido de ida. Pero se ha extendido el temor a que la UEFA se oponga al dominio español que supondría dos finales consecutivas con equipos españoles y tres victorias españolas en las cinco últimas ediciones.

El tema italiano, un mercado que conviene proteger, también aconseja la presencia de la Juve. Michel Platini jugó en la Juve y es uno de los símbolos de la historia del club. La Juventus ha vencido en dos ocasiones en la máxima competición europea, en 1985 y 1996. Han pasado casi 20 años desde su último triunfo y 17 años desde su última presencia en la final. Y ya se sabe que en el Real Madrid cualquier cosa referida a Michel Platini o Joseph Blatter causa pavor. No se trata de llamar al mal tiempo, pero conviene explicar lo que en este momento preocupa en el Real Madrid, que no está precisamente en el terreno de juego sino en los movimientos estratégicos que puedan desarrollarse en los despachos.

Para acabarlo de arreglar, está el desaire de Cristiano Ronaldo a Michel Platini en la entrega de trofeos del último Mundialito celebrado en Marruecos el pasado mes de diciembre, cuando pasó por delante suyo evitándole para no tener que darle la mano como respuesta a sus declaraciones en las que sostenía que el Balón de Oro debería ser para un jugador alemán. También eso podría pasar factura al club blanco. Muy bien tienen que jugar esta noche los hombres de Ancelotti para llegar a Berlín. Esa es la gran esperanza del madridismo: que salga un partido redondo que pueda con todo.




Deja tu Comentario