2012-11-11 13:11 FC Barcelona Por: Administrador

Lo que Mourinho olvida del último Levante-Barça



Jose Mourinho ha dicho hoy, sin venir a cuento, que no olvidaba cómo se produjo la última derrota del Levante en casa. Es su estilo: tirar la piedra y esconder la mano. Mourinho sabía perfectamente que su invitación sería recogida por los periodistas y los medios se dedicarían a rebuscar en la historia reciente la última derrota levantinista en su feudo. El entrenador de nacionalidad portuguesa sabía lo que decía. Se trataba de echar más porquería sobre el Barça de la que le ha lanzado ya en los últimos tres años.

Pero el tiro le ha salido por la culata. Porque en aquel Levante-Barça, que es el partido al que se refiere el técnico de nacionalidad portuguesa, al margen de un claro penalti señalado por Teixeira Vitienes por un derribo a Cuenca que significó el 1-2 y la victoria del Barça, pasaron otras muchas cosas que Mourinho no explica, porque eso sí lo ha olvidado. Sólo recuerda lo que le interesa en una nueva demostración del cinismo con el que acompaña su comportamiento.



En aquel partido pasaron más cosas que Jose Mourinho no quiere recordar, pero bueno será refrescarle la memoria: el Levante se adelantó en el marcador gracias a un penalti señalado por José Antonio Teixeira Vitienes por unas manos involuntarias de Busquets. Unas manos mucho menos claras que las no señaladas a Pepe, Higuaín o Sergio Ramos la temporada pasada. Busquets se llevó el balón con el pecho, pero ante la duda Teixeria no dudó: penalti contra el Barça.

No acaba ahí la cosa. En la primera mitad Teixeira no aplicó el reglamento al dejar en amarilla la tarjeta roja que se ganó Botelho al entrar de forma alevosa a Messi por detrás. Botelho siguió en el campo y luego sería el causante del penalti claro cometido a Cuenca que tan poco debió gustarle a Mourinho. En esa jugada, si es penalti es también tarjeta amarilla para el infractor, curiosamente el mismo que ya había visto la amarilla por la entrada a Messi. Pero Teixeira volvió a asustarse y no se atrevió a expulsarle y a dejar al Levante con diez. Acto seguido se produjo un disparo de Messi que un defensor sacó con la mano dentro del área. En el reglamento de Teixeira no se contemplaba la posibilidad de señalar dos penalties reales en un mismo partido a favor del Barça y tampoco se atrevió a señalar lo que ocurrió.

Ese 1-2 que Mourinho no olvida debió ser un 0-3, contando que entrara el penalti no señalado a Messi y sin entrar a valorar lo que habría pasado si el árbitro hubiera impartido justicia y hubiera dejado al Levante con diez durante toda la segunda parte si llega a expulsar a Botelho.



Mourinho, el gran simulador, un experto es distorsionar la realidad, no debe recordar nada de eso. Sólo se acuerda de lo que le conviene. Su discurso empieza a resultar cansino, especialmente porque Tito Vilanova no le da ni bola.


Deja tu Comentario