2017-02-16 10:02 FC Barcelona Por: Administrador

Lo que se dijeron a la cara Luis Enrique y sus jugadores



Alfredo Vidal Luis Enrique y sus jugadores mantuvieron una tensa reunión tras la debacle de París para analizar las causas de lo sucedido en el Parque de los Príncipes. Habló Luis Enrique y hablaron los jugadores, especialmente los jugadores con mayor peso y entidad dentro de la plantilla. Y hubo controversias. Luis Enrique insistió en los errores individuales como detonante de la derrota mientras los pesos pesados mantuvieron su postura, expresada públicamente, de que el PSG les arrolló tácticamente. Técnico y jugadores se dijeron las cosas a la cara. Al término de la misma Luis Enrique recordó que resta por jugar un partido ante el PSG y que no lo van a tirar, que siguen vivos en la Liga y que son finalistas de Copa. Hubo algo así como un acto de contrición y un propósito de enmienda que en los próximos días derivará en una conjura para hacerle una manita al PSG en el Camp Nou. Pero los jugadores se quedaron preocupados porque el técnico, que públicamente ha asumido toda la responsabilidad, no reconoce ante ellos sus errores en la alineación ni en el planteamiento del partido. Los jugadores apreciaron que el PSG salió a jugar con la lección muy bien aprendida para anular a los jugadores clave del Barça, mientras que ellos afrontaron el partido como uno más. La actitud del técnico dejó preocupados a los pesos pesados, que posteriormente mantuvieron otro intercambio de opiniones en el que se asumió que, al margen de los errores del banquillo, tampoco ellos estuvieron a la altura de las circunstancias y focalizaron el problema en las dificultades que tuvieron los tres cracks atacantes para recibir juego en condiciones desde el centro del campo.  Lo importante para el Barça es que existe la firme voluntad en la plantilla de reaccionar de manera inmediata y, por supuesto, de no dar por imposible el pase a los cuartos de final. Ellos son los primeros que saben que con un Camp Nou lleno y un cien por cien de motivación, nada es imposible para la calidad técnica que atesora la plantilla.  

Deja tu Comentario