2013-06-14 10:06 FC Barcelona Por: Administrador

Lo que tendría que pagar Messi por no ir a prisión



Joan Tubau

Mientras Jorge Messi asegura que no se ha producido ninguna irregularidad en torno a las obligaciones fiscales de su hijo y está convencido de que el proceso terminará demostrando su inocencia, empiezan a conocerse detalles sobre el procedimiento, por ejemplo que ni en el peor de los casos Leo Messi irá a la cárcel ya que saldaría la condena reponiendo lo  supuestamente defraudado más una multa que quedaría fijada en torno a los 20 millones de euros. Poco más o menos los ingresos del futbolista en una temporada entre su ficha en el Barcelona y los beneficios que le proporcionan sus contratos comerciales.



Messi, como apuntó ayer Sandro Rosell, percibe el 15% de sus ingresos en concepto de derechos de imagen. De esa cantidad responde ante Hacienda con una tributación que va del 25 al 30%, una banda sensiblemente inferior al 52% que paga por sus ingresos profesionales. Ese 15% por los derechos de explotación de su imagen no puede transmitirlo, de ahí que los futbolistas creen normalmente una sociedad paralela para cederlos. Si la sociedad tiene su sede social en España las cantidades ingresadas tributan entre un 25 y un 30% -lo que ya supone una importante ventaja fiscal-, pero si están localizadas en un paraíso fiscal, los impuestos a pagar son cero. Otra posibilidad es Irlanda, en donde sólo se tributa el 12,5%. La acusación de la fiscalía viene a denunciar que "Messi, supuestamente, no habría tributado todo lo que debía", tal y como apunta hoy El Confidencial. El 15% de su nomina cobrada en forma de derechos de imagen, más una serie de contratos publicitarios, los habría percibido en sociedades con sede en Uruguay y Belice, por lo que su cotización a Hacienda habría sido cero. Ese es el punto de partida de la querella interpuesta por la fiscalía.

 
La familia Messi mantiene la tranquilidad convencida de poder demostrar su inocencia en un caso que se lleva por la vía penal porque al superar los 120.000 euros supone delito fiscal. De cualquier forma, aún en el caso de ser considerado culpable, Leo no iría a la cárcel, como tendenciosamente se ha apuntado desde Madrid, y se libraría restituyendo la cantidad objeto de polémica (cuatro millones de euros), más una multa que iría entre el doble de lo defraudado (8 millones) hasta el séxtuplo (24). En el peor de los casos, la broma le costaría a Leo los ingresos de un año.

 


Deja tu Comentario