2016-03-14 15:03 Real Madrid Por: Administrador

Lo que sacó de quicio a Zidane en Las Palmas



Zinedine Zidane fue un extraordinario jugador de fútbol que ha pasado a la historia de este deporte por su habilidad para acariciar el balón y hacer con él lo que quería. Ahora, como entrenador, Zidane mantiene una filosofía de juego que va ligada a su concepción del fútbol de su época de jugador. Quiere el balón y quiere que sus jugadores lo toquen con criterio. Como hacía él. Sin embargo, en Las Palmas el Real Madrid no tuvo el balón. Un modesto como el equipo canario no sólo le discutió al Real Madrid la posesión del balón, sino que se le quitó. Al término del partido el Madrid tuvo un 48% de posesión y el Las Palmas un 52%. Es decir, el equipo blanco fue a remolque de un rival que lucha por su supervivencia en Primera División. Y eso sacó de quicio a Zidane.

Zidane está muy enfadado con sus jugadores

Zidane puede entender que ante un rival poderoso el Real Madrid se repliegue y busque en el contragolpe el factor sorpresa para ganar un partido. Pero nunca ante el Las Palmas. Zidane acabó tan indignado en Las Palmas que ni siquiera les dijo nada a sus jugadores para evitar tener que arrepentirse luego de alguna inconveniencia pronunciada en caliente. El técnico del Real Madrid da por supuesto que cuenta con una plantilla excepcional y con un nivel técnico muy por encima del que pueda presentar el 99% de sus rivales y en ningún caso inferior a nadie. También da por supuesto que si sus jugadores corren más que el rival, su superioridad técnica acabará por imponerse. Sin embargo, en Las Palmas el Real Madrid ni corrió más que el rival ni encontró la manera de ganarse el balón para imponer su teórica superioridad técnica. Zidane salió desquiciado de Las Palmas. Había puesto especial interés en sus explicaciones pre partido para dominar el balón, pero para eso hacía falta un compromiso que no se vio por ningún lado. Especialmente porque nada bueno puede esperarse de un equipo que pierde 61 balones en 90 minutos. Es normal que Zidane dijera que "así no vamos a ningún lado". El Real Madrid no supo tener la pelota y Zidane está desesperado. Considera que su trabajo no consiste en enseñar a sus súper estrellas a no perder el balón. Eso se les supone a quienes lucen en su pecho el escudo del Real Madrid.

Deja tu Comentario