2016-11-18 15:11 FC Barcelona Por: Administrador

Lo que se esconde detrás del voto de Guardiola a Piqué



Fede Peris "Yo votaré a Piqué para que sea presidente del Barça". De esta manera ha respondido Pep Guardiola a una pregunta que le han formulado en la rueda de prensa previa al partido de la Premier League que enfrentará mañana a su equipo, el Manchester City, y el Crystal Palace. En la pregunta se le pedía su valoración del gesto de Piqué consiguiendo para el Barcelona el patrocinio de Rakuten y 220 millones para los próximos cuatro años. Un gesto de presidente. Guardiola ha sido cauto en la respuesta. Diciendo que votaría a Piqué está reafirmándose en su posición de rechazo hacia Josep Maria Bartomeu y cualquier continuismo que en el futuro podría derivarse de la actual junta que gestiona los intereses del Barça. Y por otro lado ha ocultado sus cartas de futuro que pasan por presentarse a las elecciones del FC Barcelona que presumiblemente se celebrarán en 2023, ya con Piqué retirado del fútbol y liquidada su aventura como entrenador en la Premier League y en Italia, el país con el que piensa cerrar su círculo de entrenador después de haber dirigido en España, Alemania e Inglaterra. Pep Guardiola y el poderoso grupo que le respalda, a nivel mediático, económico y social, mantienen un hermetismo total en cuanto a sus planes de volver al Barça para dirigirlo desde los despachos. Su estrategia pasa por mantener el secreto de sumario respecto a esa ambición. Pero las filtraciones le han traicionado. El proyecto es a largo plazo, incluso pueden cambiar las personas en los próximos siete años, pero el núcleo está formado y el objetivo definido. Guardiola será la cabeza visible de un potente grupo presente en la sociedad civil catalana en diversos ámbitos que desean recuperar los valores catalanistas  del Barça de Joan Laporta encarnados por la filosofía Johan Cruyff y las ideas de Pep Guardiola, que ya triunfó en el banquillo y que tiene todos los números para poner en marcha un nuevo Barça, ya sin Messi, con las aspiraciones de siempre. Sería algo así como la Santísima Trinidad barcelonista. Lo que toca ahora es votar a Piqué. Ya llegará el momento de plantear el tema desde otro escenario y en otras condiciones. Mientras llega el momento, Guardiola no será más que un entrenador que presta sus servicios en el extranjero, pero su vuelta a casa será también para regresar al Camp Nou y no precisamente como entrenador.

Deja tu Comentario