2013-04-11 13:04 FC Barcelona Por: Administrador

Los 62 minutos más dramáticos en la vida de Messi



Resoplaba, se mordía las uñas, se levantaba, protestaba, gritaba indicaciones a sus compañeros... Leo vivió con mucha tensión su suplencia ante el PSG. Ese no era su Barça y èl sufría. Hasta que Tito le mandó calentar en los primeros compases de la segunda parte para saltar al césped en el minuto 62 sustituyendo a Cesc. Entonces todo cambió, el Barça fue otro y Leo, sin estar al cien por cien de sus posibilidades, sembró el pánico entre la defensa francesa, animó a sus compañeros y motivó al público.

La presencia de Leo en la última media hora fue providencial porque de sus botas nació el gol del empate blaugrana. Un pase a Villa, una cesión hacia atrás a Pedro y...¡Gol! Misión cumplida, pero todos los presentes en el Camp Nou, empezando por Leo Messi, estaban pendientes de su estado físico. En un par de acciones puso mala cara y el Camp Nou se puso a temblar. Queda el interrogante de cómo podrían afectar los excesos de ayer a su estado físico, porque el Barcelona le va a necesitar, y mucho, en los próximos partidos. Sin embargo, las pruebas médicas a las que fue sometido tras el partido confirman que no hay recaida ni empeoramiento en su estado físico, por lo que Leo podrá estar presente en las grandes citas que aguardan al Barça en las próximas semanas.




Deja tu Comentario