2011-12-12 23:12 FC Barcelona Por: Administrador

Los 7 pecados capitales de Mourinho



 

-1.- Por un lado dijo que no estaba su ventrílocuo particular, Karanka, ante los periodistas en la rueda de prensa post partido porque el Madrid había perdido y tenía que dar la cara él. Falso, porque el Madrid cayó derrotado en el Camp Nou por 3-2 en agosto y perdió allí el primer título en juego de la temporada. Ese día, la cara de la derrota del Real Madrid fue su ventrílocuo particular. El Madrid perdió y Mourinho se escondió.



2.-Mourinho quiso lavar ante el mundo -500 millones de audiencia televisiva- su imagen de agresor cobarde y violento estrechando la mano de Tito Vilanova. No fue más que un gesto de cara a la galería. Mourinho todavía no le ha pedido perdón a Tito Vilanova. Públicamente sólo ha pedido disculpas al madridismo. Tito Vilanova sigue esperando a que quien le agredió de forma cobarde por la espalda le pida disculpas.

3.-Le preguntaron por los pitos del Bernabéu a Cristiano Ronaldo. Dijo que él estaba haciendo su trabajo y que no oyó nada. Mourinho sabe muy bien que el aficionado madridista empieza a hartarse del clan portugués que, a veces, hasta parece una secta. Mientras haya resultados, la afición lo perdonará todo, pero si no hay resultados... Los pitos tímidos a Cristiano Ronaldo no son más que el aperitivo de lo que está por llegar.

4.-Mourinho ha perdido completamente el rumbo y ya no encuentra argumentos para justificar la evidente inferioridad del Real Madrid respecto al Barcelona. Al término del clásico no se le ocurrió otra cosa que decir: "los jugadores del Real Madrid juegan por miedo por la historia de otros partidos contra el Barcelona". Suena a excusa barata, pero muy barata. Pues si sus jugadores tienen miedo, para eso le pagan a él, para armarles de valor y conducirles a la victoria. El problema es que, con miedo o sin él, Mourinho no es capaz de enseñar el camino que conduce al triunfo cuando el Barcelona está delante.



5.- Dijo también Mourinho que "una final vale más que partidos como éste". Él es el primero que sabe que esta mintiendo, lo cual no es novedad en el panorama madridista. El partido del sábado no era un partido más, era el partido quer debía significar el cambio de ciclo, el que debía hundir al Barcelona y elevar al Madrid a las alturas en los próximos años. Dejar al Barcelona a 9 puntos significaba ganar la Liga, algo que Mourinho debería saber que es bastante más importante que ganar la Copa en la prórroga y con la ayuda de los árbitros.
 
6.- También ha aprovechado Mourinho para sacar a relucir su lado más casposo: "En el gol de Xavi hubo suerte, no talento. En la parada de Valdés hubo suerte, no es mérito suyo". Con declaraciones como éstas, se multiplica por mucho la felicidad del barcelonismo por la victoria. Cuando el Madrid marca gracias a un regalo es talento. Cuando el regalo lo recibe el Barça es suerte. Su Valdés hace una parada es suerte y no talento. Puede parecer divertido, pero cuando este tipo de mensajes se producen después de un fracaso que viene a añadirse al anterior y al anterior, el mismo discurso empieza a resultar cansino y divertido a la vez.
 
7.- El segundo año de Mourinho iba a a resultar glorioso. Otra mentira. Es posible que sea un gran año para Mourinho, pero siempre por detrás del FC Barcelona. Y eso, en el Real Madrid, no es un gran año. Que se lo haga mirar. No basta con presumir de historial en la pretemporada, hay que demostrar el prestigio con hechos en el día a día y, sobre todo, cuando tiene al Barcelona delante.
 

Deja tu Comentario