2014-04-24 16:04 FC Barcelona Por: Administrador

Los aficionados del Madrid pagan para ver al Bayern



Joan Tubau

Los que ayer pagaron para ver al Real Madrid vieron un gol y tres contrataques de los suyos. Poco más. El Bayern le quitó la pelota al Real Madrid de los fichajes millonarios y el público se limitó a ver cómo se la iban pasando los futbolistas de rojo. También aprovecharon para insultar a Guardiola. Ya que estaba allí...



El Real Madrid marcó un gol y forzó tres contragolpes peligrosos. Y ahí se acabó todo. Quieren hacernos creer que eso es otro estilo de fútbol, otra manera de ganar. Y es verdad, El mismo estilo, la misma manera de ganar que tienen, por ejemplo, el Valladolid o el Granada para vencer al Barcelona. Y les ha salido bien. Como al Madrid ante el Bayern. Es un estilo respetable pero, como en el caso de Mourinho el otro día con el Chelsea ante el Atlético de Madrid, a un club que se gasta un dineral para reunir a las mejores estrellas en su plantilla hay que exigirle algo más. Por ejemplo, que su rendimiento justifique el pago de una entrada que no es barata.

Otra cosa es que el que paga esté de acuerdo y que, con tal de ganar, sea feliz, independientemente del espectáculo que ofrecen sus estrellas multimillonarias precisamente porque han sido contratadas para dar espectáculo. Y por espectáculo no puede entenderse a once estrellas del fútbol encerradas atrás corriendo detrás del balón que mueve el rival y sin oler la pelota.

Todo se tapa con el resultado. Pero el Real Madrid lleva doce años fiándolo todo al resultado y encallado en La Novena. Los profesionales de la propaganda encargados de aplicar la anestesia colectiva defienden que el Real Madrid juegue como el Valladolid o el Granada cuando tiene delante a un grande. Los aficionados, sin embargo, no pueden sentirse felices ganando por 1-0, con la vuelta en Munich por delante, después de ver un partido de fútbol en el que un equipo, que no era el suyo, tenía el balón y el otro, el suyo, se limitaba a perseguirlo.



Una cosa es despreciar el estilo de posesión del balón y otra hacer pasar por bueno lo que no es más que un sintoma de infinita inferioridad. La pegada le dio al Real Madrid un 1-0 ante el Bayern, poco es, aunque parezca que ayer el Real Madrid ganó por 5-0.


Deja tu Comentario