2017-01-27 21:01 FC Barcelona Por: Administrador

Los árbitros agradecen con hechos al FC Barcelona el silencio de Piqué



Carlos Muñiz Aunque la ventaja del Real Madrid sobre el FC Barcelona es cómoda (dos puntos, que pueden ser tres o incluso cinco), empieza a cundir el nerviosismo en todos los sectores del club blanco por la evidencia que partido tras partido demuestra que el FC Barcelona va sacando adelante todos sus compromisos con ayudas arbitrales que en algunos casos llegan a ser escandalosas. Se entiende así el rapapolvo de Luis Enrique y Bartomeu a Gerard Piqué para que mantenga la boca cerrada para mostrar así una actitud conciliadora y pelota con los colegiados, seguramente esperando algo a cambio. Y los resultados del silenciamiento de Piqué no han tardado en llegar. Anoche mismo, el colegiado Martínez Manera escenificó de manera sibilina sus ayudas al Barça de forma magistral, hasta el punto de conseguir que el público del Camp Nou se indignara con su actuación. En realidad, el arbitraje global de Martínez Manera favoreció descaradamente al FC Barcelona, aunque a algunos no se lo pareciera. El primer gol del Barça que le daba la tranquilidad tras el 0-1 de Anoeta llegó con una falta previa de Umtiti sobre Xabi  Prieto que el árbitro se tragó. Luego vino la agresión escandalosa -una más- de Luis Suárez sobre Yuri, a quien soltó un codazo de roja directa sin balón por medio. El colegiado, protestado por el Camp Nou, lo dejó en amarilla. Más adelante, en el 2-0 del Barça, no se debió haber producido el penalti porque el propio Suárez, que no debería estar ya en el campo, se llevó el balón con la mano en la elaboración de la jugada que acabó con Neymar en el suelo. En resumen una actuación parcial del colegiado, que se suma al concierto de errores del árbitro de la primera vuelta y que coloca al Barça en la semifinal de la Copa. Así es fácil aspirar al triplete.            

Deja tu Comentario