2012-12-11 17:12 FC Barcelona Por: Administrador

Los árbitros ayudan al Real Madrid



Por mucho que quieran vestir la mona arbitral de seda, mona se queda. Y blanca, muy blanca. Un artículo de Sergio García en el diario Sport demuestra que nadie en el club blanco está autorizado a tirar la primera piedra de las quejas contra los árbitros.

El primer argumento, y de peso, es que en las quince primeras jornadas el equipo de Mourinho no ha jugado un sólo minuto en inferioridad numérica. Este es un dato importante porque, cuando la situación se ha producido al revés, a Mourinho le ha faltado tiempo para utilizarlo a su favor. Es más, ha llegado a poner como ejemplo de injusticia que el Real Madrid acabara el partido de la manita en el Camp Nou con diez jugadores, después de ser exopulsado Sergio Ramos tras agredir a Messi, Puyol y Xavi en la misma jugada y figurando ya en el marcador el 5-0.



El equipo de Mourinho ha disputado la totalidad de los 15 partidos disputados con once jugadores. Sólo Coentrao ha sido expulsado, pero desde el banquillo, por llamar "hijo de puta" al árbitro Pérez Lasa en Getafe. Además, el Madrid ha jugado dos partidos con superioridad numérica. Paralelamente, el Barça vivió en Riazor la injusta expulsión de Mascherano que pudo haberle costado el partido, algo que Messi y su talento se encargaron de impedir.

Por otra parte, la estadistica de los penaltis (cinco a favor por cero en contra) contrasta con la del Barcelona (uno a avor por tres en contra). Se trata de una estadística que no es nueva y que se repite año tras año, con el agravante de que se aparta completamente de la lógica, dado que el Barcelona es, con mucho, el equipo que más pisa el área y el que más goles consigue. Aún así, los árbitros tienen dificultades para ver situaciones de penalti en las áreas contrarias a la blaugrana, mientras que no se lo piensan dos veces cuando se produce una jugada conflictiva en el área contraria del Real Madrid. Y, por supuesto, las manos dentro del área de jugadores blancos, como las de Coentrao, Pepe o Sergio Ramos, jamás son voluntarias. Eso queda reservado al Barcelona. Además, los penaltis a favor del Real Madrid siempre se pitan en momentos oportunísimos, cuando el partido puede torcerse y se decanta definitivamente a favor de los blancos.

Resulta patético que desde Madrid quieran disfrazar la enorme superioridad del Barcelona y justificar los once puntos de desventaja escudándose en los árbitros. Es el estilo Mourinho.




 


Deja tu Comentario