2012-10-22 15:10 FC Barcelona Por: Administrador

Así se roba una Liga



El primero en aparecer fue Clos Gómez, encargado de dirigir el Madrid-Celta. Un partido que a priori debería haber sido un paseo para el conjunto blanco, con todos los respetos hacia los gallegos, pero al final la cosa se complicó un poco. Higuaín marcó el primero pero el segundo, el que daría la tranquilidad al madridismo no llegaba. Así fue como en la segunda parte y para que no se quedaran más pálidos de lo que estaban el colegiado les regaló un penalti, y es que nunca hubo falta sobre Mesut Özil. Quizás algo de contacto, pero no como para señalar un penalti a favor del equipo más caro del mundo.

Una vez estuvo cumplida la misión del Santiago Bernabéu llegó el turno de Riazor, donde el Barça no debía ganar de ninguna de las maneras. El encargado de llevar a cabo el asunto fue Paradas Romero, y a punto estuvo de conseguir su propósito. Primero señaló un penalti inexistente de Javier Mascherano por una supuesta falta sobre Riki. En primer lugar no había falta, pues el delantero busca el contacto; y en segundo, si es que la hay, es siempre fuera del área. Incluso en el diario "As" afirmaba que "Paradas Romero se inventó el penalti".



No fue la única irregularidad clamorosa. Minutos después ni consultó con su asistente si debía ser gol o no en la jugada del segundo del Deportivo. En la segunda parte, más de lo mismo. Cuatro minutos tardó en mostrar la segunda cartulina amarilla al "Jefecito" por una entrada sobre Riki en la que apenas hubo contacto. De hecho, "TV3" mostró unas imágenes en las que se ve a Riki mirando entre los dedos para ver si el colegiado a picado. Tampoco debió mostrar la amarilla a Leo Messi, al que ha amonestado por continuar una jugada después de parara el juego. El colegiado le indicó a Messi que le mostraba la cartulina por haber continuado, pero lo cierto es que no fue el único que siguió, ya que en la jugada participó también Laure.

Por suerte el Barça resistió los envites del colegiado, que rabioso de ver que la superioridad del Barça es demasiado para sus trampas, decidió mostrar una amarilla a Cesc Fàbregas, que celebró el quinto gol desde el banquillo, al parecer, de forma demasiado efusiva.

En resumen, dos actuaciones lamentables de dos colegiados en partidos diferentes cuyo tufo a manipulación es acongojante. Ya lo dijo Sergio Ramos: "Queda mucha Liga y el Madrid estará ahí". Sí Sergio, gracias a los árbitros, que hasta el último día intentarán robar al Barça.




Deja tu Comentario