2017-01-20 11:01 FC Barcelona Por: Administrador

VÍDEO. Los árbitros ya no disimulan: Todos contra el Barça



Fede Peris No se trata de llorar. No hay nada que llorar. El Barça ganó en Anoeta porque fue mejor, aunque el árbitro, González González, hizo todo lo posible para cambiar el rumbo del partido con sus decisiones. La gota que colma el vaso de la paciencia del FC Barcelona es la jugada del doble penalti de Rulli sobre Luis Suárez primero y sobre Neymar después. Especialmente el penalti sobre Neymar fue clamoroso, pero González González no sólo no lo pitó, sino que castigó a la "víctima", Neymar, con la tarjeta amarilla. Es decir, que Neymar fue castigo por recibir una falta que la incompetencia del árbitro no vio. ¿Quién castiga ahora a quien perjudica al Barça arbitrando mal los partidos? Rulli no tocó el balón y fue directamente a entorpecer el avance de Neymar contactando con sus manos sobre sus pies. Algo parecido (pero distinto)  sucedió hace una semana en Sevilla con el Real Madrid como protagonista. El portero sevillista Sergio Rico salió a por un balón en su área, lo desvió con la punta de los dedos y luego Carvajal se le echó encima. ¿Qué decidió el árbitro? ¡Penalti! Es la doble vara de medir que, curiosamente, siempre beneficia a los mismos y perjudica a los mismos. ¿Villarato? Hace tiempo que no hablan de eso. Pero las imágenes que ofrecemos aquí sobre la jugada no dejan lugar a la duda y retratan perfectamente la situación, mientras Illarra va diciendo bobadas en Twitter en plan merengón. Por los visto en los últimos partidos, parece existir preocupación por el desinflado del montaje de Zidane y el Real Madrid y da la sensación de que los árbitros están siempre dispuestos a echar una manita. Y si no es así, lo parece. Las últimas decisiones (equivocaciones) lo dan a entender. Y la estrategia consiste en eso: hablar mucho de Messi y nada de lo que de verdad fue decisivo en el partido.  

Deja tu Comentario