2012-03-01 23:03 Real Madrid Por: Administrador

Los barcelonistas, ¿jugadores de fútbol o de balonmano?



El Fútbol Club Barcelona ha mostrado en los último tiempos su verdadera cara, esa que sacan en los ‘off the record’, como Xavi Hernández en la cámaras de Barça TV, o sus comidillas en los parkings. Corren malos tiempos en Can Barça, y es que los diez puntos de ventaja que el Madrid les saca en el campeonato doméstico a falta de trece jornadas están escociendo y mucho en el seno culé.

Estos ya no saben que inventar, a quién llorar, qué decir o quién protestar. El Barça ha fundamentado la base de sus argumentos para la actual flagrante situación del equipo en el despropósito arbitral, pero parece que en la Ciudad Condal solo ven lo que les interesa. Estos obvian las manos y las simulaciones, esas que están al orden del día en el juego azulgrana y que parece que se enseña a sus futbolistas desde bien pequeños en la Masía. El partido del pasado domingo ante el Atlético de Madrid en el Vicente Calderón solo fue un robo más de una retahíla que parece no tener final. Las manos de Mascherano, las manos de Busquets, los fueras de juego inexistentes… tantas situaciones privaron a los colchoneros de logran algo positivo del encuentro que la burbuja ha estallado.



Busquets es uno de los más dado a estas flagrantes situaciones. El mediocentro culé lleva en la sangre eso de hacer partícipes a sus extremidades superiores de los lances del juego. Esta temporada suma ya tres acciones clamorosas con sus manos, como ya hemos apuntado en Madrid-Barcelona, situación que no han tenido sanción alguna, y para eso también podría entrar de oficio el Comité, como tanto quieren en Barcelona.

Pero no es solo Busquets. Abidal, Messi, o Piqué son algunos otros ejemplos de futbolistas que parecen más jugadores de balonmano. Messi descansará esta semana entre otras por intentar engañar en cuatro ocasiones a los árbitros. Tres manos y una simulación que, sumadas a sus airadas protestas en el partido liguero contra el Madrid, a sumar cinco cartulinas amarillas.

Estos son los valores que se enseñan en el seno de Can Barça, el engaño y las trampas, teniendo encima el valor de clamar contra injusticias arbitrales. Que tome nota en Barcelona y que miren primero el mal propio antes que el ajeno.




Deja tu Comentario