2012-12-24 23:12 Real Madrid Por: Administrador

Los capitanes del Madrid decidirán el futuro de Mourinho



El 30 de diciembre puede decidirse el futuro de Jose Mourinho como entrenador del Real Madrid. Para ese día, a la vuelta de vacaciones, Florentino Pérez ha citado a los capitanes del equipo para analizar la situación y buscar soluciones conjuntamente. La suplencia de Casillas en Málaga y la derrota del equipo madridista han descolocado al presidente, que antes de tomar ninguna decisión drástica quiere conocer la opinión de los capitanes de primera mano.

En principio, Florentino quiere escuchar a los capitanes y desea que se expresen libremente, sin ninguna coacción. Por eso a la citada cumbre no está invitado nadie del cuerpo técnico. Sin embargo, Florentino también quiere saber por boca de Mourinho su versión. Una vez haya escuchado a unos y a otros, decidirá. De cualquier forma, aunque Florentino no se ha cansado de manifestar públicamente que Mou es el mejor entrenador del mundo, también es cierto que está preocupado porque considera que el ambiente que reina en el vestuario no es el más idóneo para que el Madrid afronte  con garantías el gran objetivo de la temporada: la conquista de La Décima.



Decida lo que decida, Florentino es consciente de que Mou es el mejor y que si tiene que sacrificarlo el que venga no mejorará sus cualidades como técnico de equipos de elite. Sin embargo, Mourinho no marca goles y lo que el Real Madrid no puede permitirse es un vestuario con jugadores desmotivados porque están enfrentados a su entrenador.

El entorno madridista da por supuesto que los capitanes van a rajar y van exigir el cese inmediato de su entrenador. Nada más lejos de la realidad. Los jugadores son los primeros que saben de las virtudes del técnico portugués y son conscientes de que es el entrenador ideal para el Real Madrid. Pero utilizarán al presidente para pedirle que haga de mediador e intente conseguir del entrenador que rebaje la tensión y los enfrentamientos que se están produciendo en las últimas semanas en el vestuario blanco.

Los capitanes, fundamentalmente Casillas y Sergio Ramos, tienen motivos para intentar presionar al presidente para que eche a Mourinho. Sin embargo, en sus razonamientos prevalecerá el madridismo. Y como madridistas que son, no quieren que Mourinho desaparezca del paisaje blanco. Únicamente reclaman más tranquilidad. La incógnita está en saber cómo reaccionará Mourinho ante las propuestas de los jugadores que le serán trasladadas por Florentino Pérez.

Deja tu Comentario