2011-05-18 16:05 FC Barcelona Por: Administrador

Los compromisos de Rosell empiezan a molestar



Los socios abonados que acudieron al último FC Barcelona-Real Madrid de Champions League, y que gozan del privilegio de disponer de parking en el Camp Nou, se encontraron con una desagradable sorpresa. Decenas de vehículos sin plaza asignada fueron estacionados ese día en doble fila, tapando puertas y entorpeciendo la libre circulación por esa zona. Obviamente, se trataba de coches que no pagan por estacionar allí, pero que sí dispusieron de libre acceso al parking porque alguien con mando en plaza se lo permitió.

Después de consumarse la desfachatez de menguar el abono anual restándole la supercopa, la junta de Rosell, el mismo que presumía de ser el presidente-socio, le sigue poniendo difíciles las cosas a los socios-propietarios de la entidad. Una cosa es que los amigos viajen a Londres con las entradas que son de los socios -compromiso número para esta y todas las directivas- y otra que roza lo intolerable es que quienes pagan auténticas fortunas para poder estacionar sus vehículos en los días de partido dentro de las instalaciones del club se vean molestados por la invasión de los coches de los compromisos ocasionando, además, un problema grave de seguridad.

La llegada de Rosell nos hizo pensar a todos que con él se acabarían los excesos de Joan Laporta en el palco. No ha sido así. Y seguimos esperando a que la transparencia dé de sí lo suficiente como para informar a los socios sobre la identidad de quienes viajarán a Londres con sus entradas. El hecho de ocultar a los socios esa información da pie a pensar que oscuras razones se esconden en esa lista de privilegiados.


Deja tu Comentario