2016-08-18 16:08 FC Barcelona Por: Administrador

Los despachos vuelven a jugarle una faena a Luis Enrique



Luis Enrique se lleva una nueva decepción con la directiva del Barça. El entrenador, que ya está mosca con Bartomeu y compañía por culpa de la demora en fichar a un delantero que supla a la MSN, ve ahora como una mala planificación en los despachos deja en cuadro al equipo en la parcela defensiva. Con la lesión de Mathieu desde el partido de ida de la Supercopa en Sevilla y las molestias de Mascherano que le tendrán una semana de baja, los dos únicos defensas centrales que tiene a su disposición el técnico son Piqué y Umtiti. Por esta razón, Luis Enrique quería convocar a un central del filial para completar la convocatoria para el primer partido de Liga ante el Betis. El jugador que más confianza le da es Marlon, el joven de 20 años que le ha encandilado en la pretemporada por su solidez defensiva y su buen criterio para sacar el balón desde atrás. Lo quería incluir en la lista, pero no va a ser posible. No podrá ser convocado porque no tiene en regla el visado que le exige la normativa. El brasileño viajó a su país natal en agosto para regularizar su situación, pero los documentos todavía no han llegado. Luis Enrique, al enterarse de la situación, se ha pillado un buen mosqueo.

Luis Enrique no entiende la inoperancia de la directiva

El técnico se ha quejado a Bartomeu. Recriminó a la directiva que este tipo de asuntos deberían haber estado solucionados mucho antes, y no dejarlo todo para última hora. Tuvieron todo el mes de julio para poner en regla al jugador, pero la inoperancia de la directiva le vuelven a jugar una faena a Luis Enrique, además de al pobre Marlon. Fallos que no se puede permitir el mejor equipo del mundo. No es la primera vez que sucede. Luis Enrique espera que por el bien de la entidad, sea la última.




Deja tu Comentario