2017-01-15 22:01 Real Madrid Por: Administrador

Los fantasmas de Rakitic y Dani Alves persiguen a Sergio Ramos



La afición del Sevilla la ha tomado con Sergio Ramos. Él sabrá por qué y qué cuentas pendientes dejó en el Sánchez Pizjuán cuando se marchó al Real Madrid. Lo cierto es que cada uno recoge lo que siembra. Y lo que Sergio Ramos ha sembrado en Sevilla han sido tempestades. El pasado jueves, Ramos lamentaba que Dani Alves y Rakitic, que no eran sevillistas de cuna como él, reciben en sus regresos al Sánchez Pizjuán tratamiento de "dioses" mientras que a él le reservan el papel de villano. Y eso le quema a Ramos porque es andaluz, se crió en el Sevilla y el Sevilla es, o era, su cada, a diferencia de Alves y Rakitic, que estuvieron de paso en Sevilla. Y la afición del Sevilla ha aprovechado sus palabras admitiendo su envidia hacia el trato que reciben en el Sánchez Pizjuán Alves y Rakitic para, además de insultar nuevamente a Sergio Ramos, corear los nombres de Alves y Rakitic, para que le duela más a Ramos, que ha visto cómo empezaba el partido con una gran pañolada en la grada dirigida a él.  Esta vez Ramos no chuleó a los Biris con las manos en las orejas pidiendo mejor tono para escuchar. Tampoco se señaló el nombre marcado en la espalda de su camiseta. Hoy Sergio Ramos no tenía motivos para presumir de nada. Él solito condujo al Real Madrid al naufragio en el Sánchez Pizjuán, un estadio en donde el Barça ganó sin problemas en la misma competición.    

Deja tu Comentario