2017-01-20 07:01 Real Madrid Por: Administrador

Los insultos de Sevilla a Ramos acabarán sin castigo



Los que a estas alturas siguen diciendo que las instituciones futbolísticas están a merced del Real Madrid ya sólo son cuatro culés ofuscados. El club blanco acaba de ser insultado en la cara por Antiviolencia tras la denuncia impuesta por LaLiga en respuesta a los graves insultos que Sergio Ramos recibió en su visita al Sánchez-Pizjuán, donde un sector de los conocidos 'biris' se ensañó y profesó duras faltas de respeto contra el capitán merengue. La entidad blanca esperaba que este comité hiciera su trabajo, pero no sólo no lo ha hecho, sino que además ha dado a entender que este tipo de acciones acaban saliendo gratis para los violentos. La razón que esgrime Antiviolencia para no sancionar al Sevilla es la incapacidad de señalar uno a uno los aficionados que insultaron a Ramos durante el partido. Una prueba de incompetencia de un órgano creado específicamente para este tipo de situaciones y que es incapaz de hacer justicia. La esperanza merengue pasa ahora por Competición, el otro órgano en el que LaLiga interpuso la denuncia. Si prevalece el sentido común, cánticos como "Sergio Ramos, hijo de puta" o "Sergio Ramos, múerete" tendrán sus merecidos castigos. El Real Madrid ya sabe que no cuenta con protección tras este tipo de situaciones, de las que se dice mucho pero no se hace tanto a la hora de paliarlas.

La vergonzosa resolución de Antiviolencia a los insultos a Ramos

1.- Multa de 600 euros, y prohibición de acceso a los recintos deportivos por un periodo de tres meses, a un aficionado local que ocupaba una localidad distinta y desafió e insultó a los funcionarios que intervinieron en el partido Sevilla-Real Madrid, jugado el 12 de enero. 2.- Multa de 600 euros a un aficionado local que consumía sustancias estupefacientes en el partido: Sevilla-Real Madrid, jugado el 12 de enero.

Deja tu Comentario