2011-06-02 19:06 FC Barcelona Por: Administrador

Los internacionales del Barça perdonan, pero no olvidan



"Yo no he escupido, ni pisado ni dado patadas". con esta inocente declaración de intenciones Andrés Iniesta resume el sentir general de los jugadores barcelonistas una vez concluida la ronda de clásicos que ha enfrentado al Barcelona con el Real Madrid. Los jugadores del Barcelona se sienten víctimas de una campaña de desprestigio iniciada desde Madrid con la participación de los jugadores blancos, tanto en el terreno de juego con su actitud antideportiva, como fuera de él, con sus declaraciones.

Ahora acuden a la selección dispuestos a olvidar lo sucedido, pero eso no quiere decir que hayan perdonado. Sus compañeros y amigos madridistas podrían haber quedado al margen de los modales dudosos de su entrenador, pero se han ensuciado las manos igual que él con una actitud impropia de profesionales sobre el terreno de juego y sumándose al carro de críticas despectivas contra el juego del Barcelona y sus éxitos.



Parece como si los jugadores del Barcelona tuvieran que pedir perdón por las tarascadas recibidas en esos cuatro partidos o por las expulsiones provocadas por el juego sospechosamente agresivo del Real Madrid. De puertas afuera, se mantendrá el tono de cordialidad que ha caracterizado al grupo de la selección en los últimos años, pero no cabe duda de que el espíritu de equipo unido se ha roto. Y eso hay que agradecérselo a Jose Mourinho, que ha conseguido lo que parecía imposible, acabar con el buen rollo que existía en la selección española. Los éxitos en la Eurocopa y Mundial no llegaron porque sí. A la calidad individual de los jugadores hay que sumar el grado de unidad y compañerismo que reinaba entre ellos. Eso se ha acabado. Por tanto, la selección se parecerá ahora más al Real Madrid que al Barcelona. Buenos jugadores habrá, buen equipo...habrá que verlo.


Deja tu Comentario